CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Di tutto un po' su Cuba

Moderatori: bambolino, mircocubano

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 10/06/2018, 12:09

¿Por qué no funcionan los seguros en Cuba?

Immagine

La práctica de la actividad aseguradora en Cuba deja mucho que desear. No tiene nada que ver con lo que ocurre en el resto del mundo. Para empezar, el sector es cuasi monopólico, totalmente controlado y de propiedad estatal, como otros renglones de la economía. Y esa propiedad estatal no supone mayores garantías.

Antes de la llegada de la llamada “revolución” Cuba contaba con un sector asegurador moderno, competitivo y de vanguardia internacional. Como otras tantas actividades, el seguro se vino abajo tras las confiscaciones, expropiaciones sin compensaciones de las empresas, y atropellos del proceso revolucionario. A mediados de los años 60, poco después de la creación por el estado de Seguros Internacionales de Cuba, S.A (Esicuba) el sector se había convertido en un erial. Sin profesionales, ni expertos, ni ejecutivos que se vieron obligados al exilio por las denuncias y la represión de aquellos momentos, el sector entró en una crisis latente que ha mantenido hasta nuestros días, viendo su actividad condicionada por la intervención de su único dueño, el estado.

¿Por qué decimos que el sector asegurador en Cuba deja mucho que desear?

La respuesta a esta pregunta se encuentra en los productos que se ofrecen a través de las dos empresas Seguros Internacionales de Cuba, S.A (Esicuba) y la Empresa de Seguros Nacionales (Esen). Un análisis de los mismos permite comprobar que el seguro a las personas, que es el que más presencia tiene en la actividad del sector, en Cuba queda relegado básicamente a la cobertura de “gastos médicos por enfermedad y accidente, incluye un servicio de asistencia a personas de Cuba y en el exterior, con coberturas para imprevistos durante el viaje”. ¿No habíamos quedado en que la sanidad es uno de los grandes logros de la revolución, y que es universal y gratuita. Parece que no, siendo esta modalidad financiable mediante seguros.

Al no atender a las necesidades de las personas en sus distintas modalidades (seguro de vida, seguro de préstamo y crédito, seguro del automóvil privado, seguro de la vivienda, seguro frente a terceros, etc) la actividad del sector del seguro en Cuba queda relegada básicamente a las pocas actividades productivas que no están directamente controladas por el estado y en su mayoría relacionadas con la inversión, la construcción, las actividades profesionales y comerciales y los bienes directamente vinculados a las mismas.

De ese modo, nos encontramos con supuestos tan inquietantes como que se aseguren las ferias y eventos, o las cargas de los transportistas, y sin embargo, no se tenga conocimiento de la existencia de seguros de automóvil o de vivienda ( todos los días hay accidentes de autos, y las viviendas se caen). En un país en que la ratio de motorización de la población es de los más bajos del mundo y donde la propiedad de la vivienda se encuentra condicionada por la titularidad estatal de los activos, nada de esto es extraño. Quien asegura un activo es porque es suyo y tiene algún interés en el mismo. Cuando no eres propietario ni te consta dicho derecho, el seguro carece de todo sentido.

Un país en el que los fenómenos ciclónicos son frecuentes, y los riesgos asociados a los mismos muy elevados, necesita contar con un sistema asegurador competitivo y responsable. No sólo para dar respuesta a los hoteles e instalaciones arrasadas por los huracanes, sino también a la población, que debe esperar meses a que el estado, en ejercicio de sus responsabilidades, asuma la reconstrucción de los daños. Esta bien pagar 33 millones de CUC al sector del turismo tras el paso del huracán Irma, pero ¿cuánto se ha destinado a la población civil para la recuperación de sus viviendas?

La proyección internacional de la actividad aseguradora en Cuba tropieza con esa limitación del mercado interno que afecta al sector. Si no se puede atender a la población, que es con diferencia el sector más relevante para el seguro, acudir a los mercados internacionales a reasegurar las primas, tiene poco sentido. Y si Esicuba no tiene el apoyo que necesita, no es por causa del embargo o bloqueo, sino de esta limitación estructural a su actividad que, con el tiempo, tendrá que ser removida como otros muchos obstáculos que existen en la economía nacional.

Porque no se debe confiar Esicuba en orientar su actividad solamente hacia los riesgos empresariales. Porque siendo importante su cobertura y atención, el mercado que representan es limitado, y en ocasiones, tiene menos interés que el asociado a los particulares. El problema para generalizar esta actividad aseguradora en Cuba, además de las restricciones impuestas por el régimen, se encuentra en el bajo poder adquisitivo de la población, que con salarios inferiores a 30 dólares al mes, no tiene capacidad para afrontar los pagos de las primas y por ello, ni se plantea contratar seguros. Una fórmula podría ser vincular en las empresas el seguro a las retribuciones de los trabajadores, pero dado el carácter estatal de la mayoría de organizaciones existentes en el país, su motivación para este tipo de operaciones, es prácticamente inexistente.

Por ello, no es cierto, como se dice en un artículo publicado en Granma, que la actividad de seguros en Cuba se sitúe al mismo nivel que en el resto del mundo. Es posible que la operatoria se adecue a los estándares internacionales y que las relaciones con el sector del mercado de seguros y reaseguros tienen alcance internacional (entonces, ¿dónde está el embargo?) el problema, como ya se ha señalado, reside en la baja cobertura de operaciones y el carácter limitado del mercado, que impiden cualquier comparación.

El mejor ejemplo son esos 40 productos de Esicuba que condicionan la gestión del seguro en Cuba, en actividades como “la aviación civil cubana, el crecimiento de las flotas, la concreción de nuevas aerolíneas y el crecimiento de los aeropuertos, el comercio exterior, el turismo, la industria y las telecomunicaciones, la industria del petróleo con las perforaciones de pozo en tierra y las perforaciones en aguas profundas, la inversión extranjera, las actividades empresariales que se están desarrollando, la cartera de oportunidades y sus opciones de negocios para el sector de los Seguros, con el seguro de crédito y caución, seguros de fianza en licitaciones de contratos, y finalmente, el seguro de vida de la Esen”. Todo muy macro. De la serie de productos, el único dirigido a las personas es este último, pero se tiene la sensación que su nivel de desarrollo es escaso y limitado, encontrándose en una fase primitiva. ¿Ha visto alguien algún seguro agrario para las cosechas?¿algún seguro de decesos?

Desde que los llamados “lineamientos” promoviesen la actividad del seguro en la economía cubana, las autoridades se han dado prisas por relanzar esta actividad que, según dicen, tropieza con un gran desconocimiento por parte de la población, desinformación y desinterés general. Incluso hablan de una falta de cultura de seguros en el país. No estoy de acuerdo con esto. Lo cierto es que los cubanos, cuando salen de la isla y se establecen en otro país, inmediatamente contratan todo tipo de seguros. Son muy buenos clientes del seguro. Conocen bien su funcionamiento y lo que reciben a cambio.


Las autoridades comunistas deberían preguntarse por qué eso mismo no sucede en Cuba, y tal vez lleguen a conclusiones más acertadas que hablar de boberías como la "falta de cultura del seguro". Sin sector privado y sin derechos de propiedad para proteger, el seguro es una majadería más. Con cambios institucionales en la línea de consolidar un marco estable para los derechos de propiedad privada en Cuba la situación podría cambiar. La “actualización” y los llamados “lineamientos” deberían ir por ahí y no perderse por las nubes.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7369
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda CELESTE HENRY » 10/06/2018, 20:29

GUAJIRO,
MI INTERESSA QUESTO ARTICOLO. ME LO PUOI TRADURRE.

CELESTE HENRY ::captain
Immagine

Cuba, una lacrima bagnata dal mare celeste e asciugata dalle bianche spiagge e dalla forza di chi crede ancora nell' amore e nel futuro.......
Avatar utente
CELESTE HENRY
Utente Senior
Utente Senior
 
Messaggi: 2816
Iscritto il: 18/01/2013, 13:38
Località: MILANO - PIAZZA SAN BABILA

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 10/06/2018, 23:59

CELESTE HENRY ha scritto:GUAJIRO,
MI INTERESSA QUESTO ARTICOLO. ME LO PUOI TRADURRE.

CELESTE HENRY ::captain

Mahhh...non è che per caso vuoi aprire una oficina a La Habana.... ;-)
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7369
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 11/06/2018, 21:14

Guajiro. ha scritto:
CELESTE HENRY ha scritto:GUAJIRO,
MI INTERESSA QUESTO ARTICOLO. ME LO PUOI TRADURRE.

CELESTE HENRY ::captain

Mahhh...non è che per caso vuoi aprire una oficina a La Habana.... ;-)

TRADUZIONE

La prassi dell'attività assicurativa a Cuba lascia molto a desiderare. Non ha niente a che vedere con quello che succede nel resto del mondo. Per incominciare, il settore è quasi mono politico, completamente controllato e di proprietà statale, come altri settore dell'economia. E questa proprietà statale non presume maggiori garanzie.

Prima dell'arrivo della cosiddetta "rivoluzione" Cuba contava su un settore assicuratore moderno, competitivo e di avanguardia internazionale. Come altrettante attività, il settore assicurativo crollò dopo le confische, gli espropri senza compenso delle compagnie e gli abusi del processo rivoluzionario. A metà degli anni 60 poco dopo la creazione da parte dello stato di “Assicurazioni Internazionali di Cuba, S.A” (Esicuba) il settore si era trasformato in un terreno incolto. Senza professionisti ne esperti, con dirigenti che si videro obbligati all'esilio per le denunce e la repressione data da quegli eventi il settore entrò in una crisi latente che ha mantenuto fino ai giorni nostri, vedendo l'attività condizionata per l'intervento del suo unico padrone, lo stato.

Perché diciamo che il settore assicurativo in Cuba lascia molto a desiderare?

La risposta a questa domanda si trova nei prodotti che vengono offerti attraverso le due imprese “Assicurazioni Internazionali di Cuba, S.A" (ESICUBA), e “Assicurazioni Nazionali” (ESEN). Un'analisi delle stesse permette di comprovare che l'assicurazione alle persone, che è quella che ha più presenza nell'attività del settore, a Cuba rimane relegata essenzialmente alla copertura di "spese mediche per malattia ed incidente, include un servizio di assistenza a persone a Cuba e all'estero, con coperture per imprevisti durante il viaggio."Non eravamo rimasti che la sanità è uno dei grandi risultati della rivoluzione, e che è universale e gratuita. Sembra di no, essendo questa modalità finanziabile mediante assicurazione”.

Non servendo le necessità delle persone nelle sue distinte modalità (assicurazione sulla vita, assicurazione per prestito e credito, assicurazione dell'autovettura, assicurazione dell'abitazione, assicurazione contro terzi, ecc.), l'attività del settore dell'assicurazione a Cuba rimane relegata essenzialmente alle poche attività produttive che non sono direttamente controllate dallo stato e nella sua maggioranza riferite con l'investimento, la costruzione, le attività professionali e commerciali ed i beni direttamente vincolati alle stesse.

In questo modo, ci troviamo con ipotesi tanto inquietanti come quando si assicurano eventi e fiere, o i carichi degli autotrasportatori, e tuttavia non si tenga conoscenza dell'esistenza di assicurazioni di autoveicoli o di abitazioni (tutti i giorni ci sono incidenti stradali, e le abitazioni crollano). In un paese in cui il rapporto di motorizzazione della popolazione è uno dei più bassi al mondo e dove la proprietà della casa è condizionata dalla proprietà statale delle attività, niente di questo è strano. Chi assicura un attività è perché è sua e ha qualche interesse nel farlo. Quando non sei proprietario e non ti aspetta questo diritto, l'assicurazione non ha alcun senso.

Un paese nel quale i fenomeni ciclonici sono frequenti, ed i rischi associati agli stessi molto elevati, si deve contare su un sistema assicurativo competitivo e responsabile. Non solo nel dare risposte agli Hotel ed installazioni rase al suolo dagli uragani, ma anche alla popolazione, che deve aspettare mesi perchè lo stato in esercizio delle sue responsabilità assuma la ricostruzione dei danni subiti. Va bene pagare 33 milioni di CUC al settore del turismo dopo il passo dell'uragano Irma, ma quanto si è destinato alla popolazione civile per il recupero delle sue abitazioni?

La proiezione internazionale dell'attività assicurativa a Cuba è bloccata da quella limitazione del mercato interno che colpisce il settore. Se la popolazione (che è di gran lunga il settore più rilevante per le assicurazioni) non può essere soddisfatta è poco sensato rivolgersi ai mercati internazionali per riassicurare i premi. E se ESICUBA non ha l'appoggio che necessita, non certo per causa dell’embargo o del bloqueo, bensì dato da questa limitazione strutturale alla sua attività che nel tempo dovrà essere rimossa come molti altri ostacoli che esistono nell'economia nazionale.

Perché non ci si dovrebbe fidare di Esicuba nel focalizzare la propria attività solo nei confronti dei rischi aziendali. Poiché la sua copertura e attenzione sono importanti, il mercato che rappresenta è limitato e a volte ha meno interesse di quello associato ai privati. Il problema in generale di questa attività assicurativa a Cuba oltre alle restrizioni imposte per il regime, è dato dal basso potere acquisitivo della popolazione, che con salari inferiori a 30 dollari al mese non ha le capacità nell'affrontare i pagamenti dei premi e quindi di conseguenza nemmeno contrarre assicurazioni. Una formula potrebbe essere vincolare le aziende con l'assicurazione legata alle retribuzioni dei lavoratori , ma dato il carattere statale della maggioranza delle organizzazioni esistenti nel paese, la sua motivazione per questo tipo di operazioni, è praticamente inesistente.

Per ciò, non è esatto quanto si dice in un articolo pubblicato dal Granma che l'attività assicurativa a Cuba si inserisce allo stesso livello che nel resto del mondo. È possibile che l'operazione sia adeguata agli standard internazionali e che i rapporti con il settore del mercato assicurativo e riassicurativo abbiano portata internazionale. (Ma allora, dove sta l’embargo?) Il problema, come già si è segnalato, risiede nella scarsa copertura delle operazioni e la natura limitata del mercato, che ne impedisce qualsiasi confronto .

Il migliore esempio sono i 40 prodotti di ESICUBA che condizionano la gestione dell'assicurazione a Cuba, in attività come: "l'aviazione civile cubana, la crescita delle flotte, la creazione di nuove linee aeree e la crescita di aeroporti, il commercio estero, il turismo, l'industria e le telecomunicazioni, l'industria petrolifera con le perforazioni di pozzi sulla terra ferma e le perforazioni in acque profonde, l'investimento straniero e le attività imprenditoriali che si stanno sviluppando, il portafoglio di opportunità e le loro opzioni di business per il settore assicurativo, con l'assicurazione del credito e delle fideiussioni, le fideiussioni nelle gare d'appalto e infine, l'assicurazione sulla vita da parte di ESEN." Tutto molto macro. Di tutti questi prodotti, l'unico diretto alle persone è l'ultimo, ma si ha la sensazione che il suo livello di sviluppo sia scarso e limitato trovandosi in una fase primitiva. Qualcuno ha visto qualche assicurazione agraria per i raccolti, o qualche assicurazione sulla vita?

Dopo che le cosiddette "linee guida" promuovevano l'attività dell'assicurazione nell'economia cubana, le autorità si sono affrettate nel rilanciare constatazioni affermando che “ci si imbatte in una gran ignoranza da parte della popolazione,di disinformazione e disinteresse generale”. Parlando persino di una mancanza di cultura assicurativa nel paese. Non sono d’accordo con questo. La cosa certa è che i cubani, quando escono dall'isola e si stabiliscono in un altro paese, immediatamente contrattano ogni tipo di assicurazione. Sono molto buoni clienti dell'assicurazione. Conoscono bene il suo funzionamento e quello che ricevono in cambio.

Le autorità comuniste dovrebbero chiedersi perché ciò non accade a Cuba e forse giungerebbero a conclusioni più azzeccate che parlare di sciocchezze come la mancanza di "cultura della assicurazione." Senza settore privato e senza diritti di proprietà da proteggere, l'assicurazione è una assurdità. Con cambiamenti istituzionali nel consolidare e in linea con una cornice stabile per i diritti di proprietà privata a Cuba, la situazione potrebbe cambiare. Gli "aggiornamenti" e le cosi dette "linee guida" dovrebbero andare in quella direzione e non perdersi fra le nuvole.
::fuma
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7369
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda CELESTE HENRY » 13/06/2018, 10:20

Molto interessante, Guajiro.

Pensate solo se Cuba liberalizzasse il settore assicurativo. Sarebbe un primo segnale di modernizzazione della Nazione, rispetto all' arretratezza economica, sociale, e anche culturale del sistema marxista e collettivista del Castrismo.

Ho parlato, non a caso, di cultura assicurativa, che viene citata anche nell' articolo, che I cubani, emigrati negli Stati Uniti, hanno gia' recepito come uno dei valori primari di prevenzione e previdenza della loro vita.

Pensate solo al ritorno economico e finanziario che avrebbe il governo Cubano se sviluppasse il settore assicurativo privato, aperto non solo ai cittadini cubani ma anche alle aziende internazionali per potrebbero assicurare alcuni rischi direttamente presso le compagnie di assicurazioni dell' Isola, selezionate per loro serieta' e capitalizzazione.

La rivoluzione assicurativa sarebbe il grimaldello per il riconoscimento della proprieta' privata.

Se fosse introdotto questo caposaldo che contraddistingue un sistema democratico da un regime come quello castro marxista, i cittadini e le aziende avrebbero tutto l' interesse a ristrutturare e rendere sicuri tutti gli immobili, che ora cadono a pezzi, in quanto di loro proprieta'.

Certo bisognerebbe rifare tutte le strade e autostrade cubane, modernizzare il parco auto circolante a Cuba, rispetto ai
" catafalchi " circolanti oggi.

Per quanto riguarda l' instabilita' del tempo e i continui cicloni tipici della zona caraibica, i rischi assicurativi sarebbero frazionati in varie quote assicurative e riassicurati in tutto il mondo, se il patrimonio immobiliare e le relative strutture fosse ammodernato con caratteristiche costruttive piu' stabili.

Il tutto senza stravolgere le caratteristiche del paesaggio e delle tradizioni che hanno reso Cuba unica.

CELESTE HENRY ::plane
Immagine

Cuba, una lacrima bagnata dal mare celeste e asciugata dalle bianche spiagge e dalla forza di chi crede ancora nell' amore e nel futuro.......
Avatar utente
CELESTE HENRY
Utente Senior
Utente Senior
 
Messaggi: 2816
Iscritto il: 18/01/2013, 13:38
Località: MILANO - PIAZZA SAN BABILA

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 08/07/2018, 12:22

¿Còmo se puede mejorar la inversión extranjera en Cuba?

Immagine

El régimen ha lanzado una intensa campaña de propaganda para estimular las inversiones extranjeras en la economía. Esto queda recogido en un artículo publicado en el periódico oficial comunista Granma, con el título “Modernizar el plantel fabril, premisa de desarrollo”. El artículo, al que hacemos referencia en este post, recoge declaraciones de Salvador Pardo, el ministro de industrias, durante la inauguración de la III Convención y Exposición Internacional Cubaindustria 2018.

Según Pardo, y cito textualmente, “el establecimiento de alianzas comerciales, así como la identificación y concreción de proyectos inversionistas con capital extranjero, ya sea conjuntos o de complementariedad tecnológica, que permitan incrementar las exportaciones y sustituir las compras en mercados foráneos, constituyen premisas de desarrollo para la industria nacional”.

Como en muchas otras ocasiones, puede ser que la música suene bien, pero la letra no. Si el régimen castrista quiere atraer inversión extranjera, se tiene que olvidar de las estrategias que ha venido desarrollando hasta la fecha. Básicamente, la concentración de la inversión extranjera en proyectos, líneas o actividades controladas por el estado, no funciona. El inversor extranjero, ya lo hemos dicho en numerosas ocasiones, quiere elegir libremente aquellas alternativas en las que va a colocar el dinero, que al fin y al cabo es suyo. Para nada requiere los servicios de una organización burocrática intervencionista que le diga dónde y cómo poner su dinero.

No es extraño que el modelo fracase. Como lo es la obsesión con otorgar prioridad a proyectos en la rama ligera, productora de bienes de consumo, los cuales inciden en la calidad de vida del pueblo. Básicamente, porque en Cuba, con los bajos salarios nominales, hay que olvidarse, al menos momentáneamente, de un mercado nacional potente. Hay mucho que hacer antes para lograr que los cubanos mejoren su capacidad adquisitiva. Además, quiere el régimen dar prioridad al sector metalmecánico; a la esfera electrónica, al uso de fuentes renovables y al programa de informatización de la sociedad, así como a la industria química.

Realmente está interesado el inversor extranjero en estas “prioridades” de la economía cubana. No lo parece dada la experiencia de los últimos años. Al margen de los problemas instituciones relativos a los derechos de propiedad, es evidente que el capital extranjero no tiene las mismas prioridades que el régimen. En tales condiciones, seguir con la misma estrategia, tiene poco sentido.

Si realmente se quiere atraer capital privado a la economía cubana, hay que cambiar muchas cosas. Algunas pueden tomar años, pero otras, sinceramente, son rápidas de desarrollar y tienen un alto impacto, como se ha demostrado en otros países. ¿Acaso estoy pensando como Pardo Cruz en la modernización del campo siderúrgico, la introducción e integración de vehículos eléctricos y el aseguramiento de equipos para la industria local de materiales de la construcción?

Por supuesto que no.

Creo que la prioridad a las inversiones se tiene que orientar a los cuenta propistas y los arrendatarios privados de tierras, que son las fórmulas de gestión, empleando el término que usan los comunistas, más libres e independientes de la economía cubana. En esencia, lo que estoy planteando es que se autorice, con una simple modificación de la Ley de inversiones extranjeras, a la inversión libre en los proyectos que surgen de la mano de la iniciativa libre en la economía, fuera del control del estado. En tales condiciones, la inversión extranjera sería lo que tiene que ser: una operación entre empresarios, sin interferencias burocráticas, salvo las que tengan que ver con la regulación de los procesos. Al mismo tiempo que se autoriza a los emprendedores libres cubanos a captar inversión extranjera, la fórmula ideal es la joint venture, el régimen comunista debería ir aumentando el número de autorizaciones para el ejercicio del trabajo por cuenta propia, sobre todo hacia servicios avanzados, tecnologías y capital humano.

No se trata de soñar, se trata de ser prácticos. De eso va la economía, y no de hablar y hablar de boberías, perdiendo el tiempo precioso que Cuba necesita para superar su atraso. El régimen tiene que reconocer que su política de estado de atracción de inversiones extranjeras ya tocó a su fin, y que a partir de ahora, tiene un recorrido limitado. Que apoye a los emprendedores en esta nueva fase, o simplemente que les permita llegar a esos acuerdos, y veremos numerosas ramas de la economía florecer y atraer capital extranjero.

Hay que olvidarse de los números y apostar por la calidad y especialización. Si en vez “de 203 vagones y 22 locomotoras rusos o la apertura de una estación de servicios Kamaz en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (nadie dice cuál es el importe de todo este monto de inversión)”, se atrajese a pequeñas empresas especializadas en producción de carne, leche o huevos, servicios especializados para la agricultura (abonos, fertilizantes, riego) o los servicios tecnológicos a empresas, centros de formación para directivos o empresas de construcción de vivienda, estoy seguro que el resultado sería mucho mejor, y de un impacto más positivo sobre el conjunto de la economía.

¿Por qué el régimen comunista no quiere este modelo? Por lo mismo de siempre, para no perder control económico. Comercio de estado con rusos o chinos, e inversiones procedentes de estos países, garantiza que la mega concentración de poder económico en manos del estado, la seguridad policial y el ejército, permanece inalterada, e incluso se refuerza. Si se permite la entrada del capital extranjero a los agentes privados, la posición de poder se trastoca y cualquier cosa puede ocurrir.

Este es el reto que tiene Díaz Canel encima de la mesa, y lo malo es que cada vez va a ser peor. Necesita las divisas de la inversión extranjera, pero sabe que tienen un límite con el modelo actual. No hay mucho tiempo para la política de estado. Hay que liberar las fuerzas económicas privadas.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7369
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 10/07/2018, 19:16

¿Por qué escasean los medicamentos en las farmacias cubanas?

Immagine

La problemática de las medicinas en Cuba es, como en otros muchos ámbitos de la vida económica, estructural. Los cubanos tienen acceso a una sanidad universal gratuita (lo mismo que en otros países del mundo) pagada generosamente con el trabajo y el esfuerzo colectivo, pero cuando se trata de medicamentos, los problemas aumentan.

Diversos informes recientes procedentes de la isla señalan que los cubanos están especialmente preocupados por la carencia y ausencia de medicamentos en las farmacias. Los médicos se quejan de las dificultades para atender a los pacientes de enfermedades crónicas con tratamientos periódicos que igualmente faltan de las farmacias.

Esta falta de medicamentos en Cuba no es un problema de fácil solución. Tampoco es de ahora mismo. Y exige conocer con detalle de qué modo organiza el régimen castrista la producción de medicinas en Cuba. La mayor parte de las dificultades observadas tienen su origen en dicha organización.

La producción de medicamentos en Cuba está asignada, en régimen de monopolio, al gigante farmacéutico, BioCubaFarma, el Grupo Empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica, creado en el 2012, y de titularidad, dirección y control por el estado comunista.

Este grupo empresarial es un ejemplo más de la absurda concentración de poder económico que existe en la economía cubana. Para su creación, se procedió a integrar dos entidades que venían funcionando de forma relativamente independiente, como Quimefa y el Polo Científico del oeste de la capital, entidades que, pese a dedicarse a lo mismo, tenían un marco normativo diferente, así como distinto conocimiento empresarial y desarrollo científico-técnico.

De igual modo, para lograr la cohesión del Grupo, las autoridades impusieron una mayor disciplina económica, financiera y contable a partir del establecimiento de procedimientos, políticas y normas para la gestión de los procesos de la nueva organización. Nada que objetar a estas actuaciones. Esto es lo que toda empresa bien gestionada debe realizar si quiere sobrevivir. Tan solo la propiedad estatal continuaba siendo una rémora y la necesaria atención a los consumidores de medicamentos, nunca ha sido una prioridad del grupo.

Sin embargo, pese a ese “potencial”, continuamente se informa desde la isla sobre la falta de medicamentos en las farmacias, que en ocasiones oscilan entre 45 y 150 referencias, de un total de 761 en lo que el régimen califica como “cuadro básico” del país. La situación se ha visto agravada recientemente porque los medicamentos que faltan en las farmacias son identificados por el Ministerio de Salud Pública como productos de "primera prioridad", relacionados con tratamientos contra la gota, las afecciones cardiovasculares, la epilepsia y el mal de Parkinson.

Además, la escasez de medicinas va por zonas, y al parecer en el Oriente de Cuba, la escasez en las farmacias es mucho mayor que en las provincias limítrofes. La gente, que no puede comprar libremente las medicinas, se percata de esas diferencias y con ello, aumenta su indignación y malestar.

¿Qué aducen los responsables de BioCubaFarma para justificar esta situación?

Desde luego, “siempre se cita el bloqueo”, aunque en este caso tenga poca credibilidad el argumento. También mencionan “problemas de abastecimiento de fármacos a la población provocados por ineficiencias internas, inestabilidad en el funcionamiento de varias líneas productivas debido a la falta de piezas de repuesto, y no contar con las materias primas requeridas para la producción, debido a dificultades financieras”, y por supuesto, se cita “la grave crisis de liquidez que tiene el gobierno cubano, e incluso la corrupción de empleados de farmacias y almacenes que alimentan el mercado negro en medio de la actual crisis” lo que ha llevado a exigir la impresión de recetas médicas para mayor información y control del paciente y del medicamento para frenar la venta ilícita.


Y como no podía ser de otro modo, frente a estos problemas “la máxima dirección del país tomó las acciones correspondientes para minimizar las afectaciones, además de darle un seguimiento permanente al tema, con la participación del Ministerio de Economía y Planificación, el Ministerio de Salud Pública y otras entidades involucradas”. Es decir, en Cuba cuando las empresas se enfrentan a problemas empresariales y de gestión, la “máxima dirección del país” entra para resolver los problemas.

Algo inaudito, porque las empresas están para resolver con autonomía y competencia sus problemas, y cuando estos son muy graves, entonces puede ayudar el estado, pero con un papel subsidiario, como corresponde a los modelos de economía mixta, dominantes en todo el mundo. En todo caso, "a la máxima dirección del país" no parece inquietarle que los cubanos no encuentren en las farmacias los productos que necesitan para cuidar de su salud. Las prioridades van por otro sitio

Lo que es cierto es que raro es el país del mundo en que los gobiernos confían a un monopolio la producción, comercialización y venta de medicamentos. Es antieconómico y fuente de problemas. Sobre todo, cuando el monopolio actúa como correa de trasmisión del gobierno. También en esto se equivocó Fidel Castro, si realmente fue el artífice de este sector de la ciencia cubana, como dicen en un reportaje sobre esta materia en Granma.

Todo un despilfarro de recursos estatales para que el monopolio, a duras penas, asegure las materias primas que necesita, gestione la recepción de piezas de repuesto y que las plantas funcionen de manera estable. Y ello, reconociendo que las tensiones en algunos productos harán que en cualquier momento vuelvan a presentarse dificultades para encontrarlos en las farmacias. En Cuba, es una lástima que problemas típicos de gestión empresarial, fáciles de resolver, acaben convirtiéndose en problemas de estado que detraen recursos de otras actividades. Y así les va.

Obligar a BioCubaFarma a entregar al sistema nacional de salud el 62% del cuadro básico de medicamentos es tan irresponsable como mantener a este grupo en régimen de monopolio estatal. Toda la organización es un absurdo, una fuente de problemas, incertidumbres y debilidades estructurales. Por mucho que se pretenda reducir las importaciones. Y, si bien puede ser cierto que se ha alcanzado la cifra de 2.400 patentes en la industria biotecnológica y farmacéutica en Cuba y en el mundo, no es menos cierto que las exportaciones son escasas, y en ningún caso se han convertido en un referente de la balanza comercial. Con datos de 2013, últimos disponibles para este renglón porque no se dispone de datos de años posteriores, las exportaciones de medicamentos apenas alcanzaron el 12,5% del total del comercio externo de mercancías y ello a pesar que los productos de BioCubaFarma llegan a 40 países, ¿dónde está el embargo?

Como ocurre con todo proyecto faraónico, el grupo presume de haber realizado inversiones entre 2013 y 2017 un 56% por encima de la cifra destinada al sector durante el quinquenio anterior. Como no podría ser de otro modo, el Grupo mantiene una de las inversiones más destacadas en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, con la construcción del complejo biotecnológico, “concebido para una amplia línea de productos ya obtenidos y validados, y otros que se encuentran en su fase final de desarrollo”. La pregunta es ¿es esto realmente lo que necesita BioCubaFarma para garantizar a todos los cubanos los medicamentos que precisan?
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7369
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda carlo » 10/07/2018, 19:25

Gobierno cubano emite nuevas regulaciones para el trabajo por cuenta propia

Ha anunciado este lunes la implementación de “20 normas legales agrupadas en varios decretos, así como 14 resoluciones complementarias” para regular el ejercicio del trabajo por cuenta propia en la Isla

Immagine

El gobierno cubano permitirá nuevos restaurantes, casas de huéspedes y empresas de transporte a partir del 7 de diciembre, con lo que reabrirá los sectores más vibrantes de la economía privada en la Isla, después de haber congelado su crecimiento durante casi un año.

Las autoridades dieron a conocer un conjunto de nuevas regulaciones destinadas a controlar las actividades y el crecimiento del trabajo privado –llamado oficialmente “por cuenta propia”–, y los ingresos fiscales derivados de ellas.

El establecimiento de restaurantes privados y casas de huéspedes se disparó después de que la normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba en 2014 impulsara un rápido crecimiento del turismo hacia Cuba.

Sin embargo, también se dispararon la evasión fiscal y la compra de materiales estatales robados en el sector de la hostelería privada, que en su mayor parte se basa en el dinero en efectivo.

Cuba congeló la emisión de nuevas licencias para restaurantes, posadas y otros negocios clave en agosto de 2017.
Lo normado

Las nuevas normas, decretos y resoluciones complementarias aparecen publicadas en la Gaceta Oficial Extraordinaria número 35, en la que “no desaparece ninguna actividad”, aunque varias de ellas se agrupan en una misma categoría, según explicó la viceministra de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó.

La vicetitular cubana dijo que 96 de las actividades autorizadas ya existentes pasan a agruparse en 28, por lo que las 201 que aparecían anteriormente se convierten ahora en 123.

Sin embargo, no se otorgarán más licencias de:

– vendedor mayorista de productos agropecuarios

– vendedor minorista de productos agropecuarios

– carretillero o vendedor de productos agrícolas de forma ambulatoria

– comprador vendedor de discos

– operador de equipos de recreación (para los equipos rústicos)

Ello se debe, según Feitó, a que “en tales actividades se han detectado hechos constitutivos de delitos”, cita la Agencia Cubana de Noticias (ACN). Aunque, se aclara que quienes ya han sido autorizados pueden continuar desarrollándolas.

Entre las medidas aparece que los trabajadores privados solo podrán ejercer una sola actividad, y para solicitar el permiso deberán entregar por escrito la descripción del negocio deseado y el lugar a establecerse, además de declarar en determinados casos la fuente de financiamiento, entre otros requisitos.

Los negocios privados relacionados con los servicios gastronómicos, arrendamiento de viviendas, servicios constructivos y el transporte en La Habana, deben realizar sus principales operaciones monetarias a través de cuentas bancarias fiscales.

En el caso de la gastronomía, aparecen nuevas actividades como la de “bar y recreación”, diferenciada de la de “restuarante”, y la de panadero-dulcero, aunque se especifica que no se autorizará a ejercer en un mismo domicilio más de una actividad de esta naturaleza.

Por su parte, los arrendatarios de viviendas, habitaciones y espacios podrán brindar servicio de alimentación, y arrendar a personas jurídicas.

Además, los titulares de un negocio que viajen al extranjero o deban ausentarse por otra causa, podrán nombrar a un representante entre sus trabajadores contratados.

La viceministra de Trabajo y Seguridad Social también explicó que luego de la entrada en vigor de las normas los trabajadores privados tendrán hasta 90 días “para ajustar su negocio a lo indicado”, y que antes de esa fecha serán capacitados al igual que “los representantes de los organismos involucrados en este proceso”.
Otras normativas, también el transporte

Las nuevas regulaciones establecen que las autoridades de cada provincia serán las encargadas de autorizar las licencias de actividades estratégicas como los servicios gastronómicos y restaurantes, de bar y recreación, y arrendador de viviendas, y podrán limitar los precios y tarifas de los trabajadores privados “cuando las circunstancias lo aconsejen, teniendo en cuenta las características del territorio”.

Los trabajadores privados podrán contratar servicios artísticos, o usar medios audiovisuales o servicios artísticos en vivo o grabados, pero “deben realizar la contratación que corresponda”. Además, tendrán que respetar los niveles sonoros normados, y “presentar contenidos que hagan un uso impropio de los símbolos patrios, sean sexistas, discriminatorios o incluyan pornografía”.

Los profesores de música y otras artes, taquigrafía, mecanografía e idiomas, repasadores e instructores de práctica deportiva no pueden constituir escuelas y academias. Tampoco podrán contratar a otros profesores o instructores, ni organizar eventos “con o sin carácter competitivo”.

No se autorizan las agencias inmobiliarias. Quien esté autorizado como “facilitador de permutas y compraventa de viviendas” tampoco incluye en su perfil la administración y cuidado de viviendas, la contratación de trabajadores, ni la presentación de documentos legales ante las autoridades competentes.

Aparece el “arrendador de medios de transporte” como una nueva figura autorizada, en tanto a quienes posean licencia como transportistas de pasajeros se le exigirá como requisito un carné de conducir válido y se le limitará el alcance territorial. En el caso de los ómnibus, camionetas o camiones, el conductor debe tener como mínimo tres años de experiencia, acreditados por un empresa u otra persona jurídica.

En el caso de los taxis privados, se implementa una nueva clasificación: servicio de taxis en ruta, servicios de taxis libre, y servicio de alto confort o clásico, los cuales son excluyentes entre sí.

La licencia para transporte de pasajeros y carga, y la de arrendador de medios de transporte, deberá renovarse anualmente.
Adecuaciones tributarias

Las normas anunciadas este martes, y que entrarán en vigor el 7 de diciembre, conllevan “adecuaciones tributarias” para el trabajo privado en Cuba.

De acuerdo con Vladimir Regueiro, director de Política Fiscal del Ministerio de Finanzas y Precios de la Isla, citado por la ACN, “los ajustes permanecen dentro de los límites de la carga impositiva aprobada para este sector (entre un 25 y un 35 por ciento)”.

Reguerio explicó que de las 28 actividades surgidas de la integración de otras, “14 deberán realizar un pago mensual de impuestos y una Declaración Jurada al finalizar el año, mientras la otra mitad se regirá por la modalidad más sencilla, con cuotas consolidadas”.

Dijo que que “teniendo en cuenta que en La Habana hay mayores niveles de rendimientos”, las cuotas mínimas a pagar se incrementaron en 41 actividades, mientras que en el resto de la Isla serán 20 las actividades que sufrirán un alza. En un 63 por ciento de los casos, serán “aumentos moderados” entre cinco a 40 pesos, en tanto en el dos por ciento será entre 100 a 300 pesos.

Por su parte, en 39 actividades se reducirá la cuota mínima, de ellas solo 22 en la capital.

Además, se elimina la exoneración de impuestos por la contratación de hasta cinco trabajadores. Según Regueiro, los jefes de negocios deberán pagar por la utilización de toda la fuerza de trabajo contratada, con un tipo impositivo del cinco por ciento, “que se aplicará de forma progresiva según el número de empleados y en correspondencia al salario medio mensual de la provincia donde opere”.

Esta medida abarca “todas las formas de gestión no estatal”, incluyendo a los artistas y creadores y las cooperativas no agropecuarias.

No obstante, aclaró que aunque se incrementen la cuota tributaria del titular, sus empleados “mantendrán su actual contribución, excepto los nuevos ingresos”.

Ante posibles infracciones, las nuevas regulaciones contemplan un cuerpo legal con medidas de “mayor severidad”, que van desde notificaciones preventivas y multas a la suspensión de la autorización hasta por dos años, el decomiso o la cancelación definitiva de la licencia para ejercer el trabajo privado.
Avatar utente
carlo
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 6798
Iscritto il: 26/05/2011, 15:49
Località: perugia

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 19/07/2018, 19:26

¿Adecuación tributaria o incremento de la presión fiscal?

Immagine

Ahora sí que están las cartas sobre la mesa. Bueno, al menos las que han querido enseñar, porque muchos nos tememos que hay algo que no cuadra en las cuentas facilitadas en Granma sobre lo que la dirigencia comunista llama “adecuación tributaria”. En efecto, estamos ante una clara decisión política de exprimir a los trabajadores privados que hay en el país, elevar los impuestos para reducir las ganancias obtenidas con el esfuerzo, desanimar a los que emprenden un proyecto independiente y, a la larga, mantener la economía cubana sometida al bloqueo interno y la destrucción porque las cosas no se arreglan subiendo los impuestos. Ese no es el camino.

Granma dedica extensos reportajes a cubrir la implementación gradual de la Ley No. 113, Del Sistema Tributario, a la que se atribuye “un crecimiento de los ingresos recaudados a favor del Presupuesto del Estado, incluidos los aportes de los trabajadores por cuenta propia, los cuales constituyen el 5% del total, mientras que las empresas estatales consignan el 86%”. El caso es que los primeros han pasado de aportar 1.102,2 miles de millones de CUP en 2013 a 3.125,5 miles de millones de CUP en 2018, según datos ofrecidos en .

El volumen recaudado por el estado comunista procedente del trabajo por cuenta propia se ha multiplicado por 3 en dicho período, y sin embargo, los emprendedores cubanos han pasado, en ese mismo período, de 424.300 a poco más de medio millón, tras el frenazo a la autorización de nuevas licencias. Es decir, mientras que la voracidad fiscal se multiplica por tres, el número de trabajadores por cuenta propia solo lo ha hecho un una cuarta parte. Es evidente que el régimen ha vuelto a encontrarse con una mina de oro, y no contentos con lo que obtienen de este sector, se aprestan a dar una vuelta de tuerca para recaudar más.

¿Es esta una política sensata? ¿Deberían preocuparse los inversores extranjeros por decisiones de este tipo? Muchos podrán pensar que este tipo de actuaciones no va con ellos. Se equivocan. La economía es un todo interrelacionado en el que si se toca un resorte y se hace mal, todo lo demás se viene abajo. Cómo si no interpretar que el estado fuerce la presión fiscal sobre el sector más dinámico de la economía. Al actuar de este modo, muchos proyectos no llegarán a consolidarse y se perderán los efectos benéficos sobre el empleo y la actividad económica, lo que parece importar muy poco a las autoridades. Lo problemático es que, luego, volver a empezar es más difícil.

Según las autoridades, además, este sector del trabajo por cuenta propia ha presentado un comportamiento en el que se observan “la tendencia a la subdeclaración de ingresos, el incumplimiento de los pagos de las cuotas mensuales y la no declaración de todo el personal contratado, unido a la acumulación de deudas tributarias”. Y a partir de este somero análisis, se ponen en marcha las llamadas “adecuaciones tributarias” que se publican en la Gaceta Extraordinaria número 35, de las que Granma da cumplida cuenta.

Las "adecuaciones" establecen cuotas mensuales y gastos deducibles para las actividades que se agrupan en los distintos regímenes de tributación, lo que significa duplicidades y asimetrías. Por otro lado, eliminar la exención del pago del Impuesto por la utilización de fuerza de trabajo, obligan a trabajar con cuenta bancaria fiscal, modifican el pago de los impuestos a los agentes de telecomunicaciones, con un aumento de las cargas tributarias y establecen otro régimen tributario, uno más, para el servicio público de transporte de pasajeros en la capital, este como experimento.

Notable dispersión en las normas tributarias, que reducen la necesaria transparencia fiscal, reagrupando actividades y separando otras, llevando unas a régimen general y otras, sin saber por qué, al simplificado. Reduciendo unas cuotas, y aumentando otras. Nadie sabe a ciencia cierta lo que debe pagar y por qué. Más confusión, imposible. Resulta que por arte de birlibirloque, se decide “diferenciar para La Habana las cuotas mínimas de un grupo de actividades que fueron integradas” y por supuesto, “se incrementó la cuota mínima a 41 de ellas en la capital y a 20 en el resto del país. Dichos incrementos, explica, van de cinco a 360 pesos, aunque en el último rango apenas se localiza el 2% de los presupuestos”. Puede parecer poco, pero no lo es. Se están asegurando la recaudación del 2% del presupuesto.

La exoneración del pago de impuestos por la contratación de hasta cinco trabajadores, para todo tipo de trabajadores por cuenta propia, se compensa por el aumento de las bases imponibles mínimas conforme aumenta el tamaño de los pequeños negocios. Con ello, se acaba recaudando más de ese 5% que se anuncia, y además, de forma muy progresiva, penalizando el crecimiento lógico de las actividades por cuenta propia. El efecto que cabe esperar de este atropello fiscal a los cuenta propistas es que se frene bruscamente la creación de empleo por los pequeños negocios que, asumiendo las nuevas condiciones, tendrán pocos incentivos para crecer de tamaño. Lo que quiere el régimen, en definitiva.

La obligatoriedad de usar cuentas bancarias en las operaciones con el fisco se justifica por la “transparencia de la gestión financiera de los trabajadores por cuenta propia” de todo tipo de servicios gastronómicos, constructivos, arrendamiento de vivienda, habitaciones y espacios, así como transporte de pasajeros en vehículos de motor (de cuatro a 14 plazas) en La Habana. Los bancos del régimen, propiedad del estado, podrán por esta vía tener un conocimiento de la actividad de los trabajadores por cuenta propia, un instrumento más de vigilancia y control. Lo más grave es que dado el estado relativamente atrasado de la intermediación financiera en Cuba, se esperan muchos problemas en este tipo de operaciones con los bancos. Ya se verá. En todo caso, se han establecido medidas de sanciones para quienes no cumplan. Más recaudación.

Para el transporte de viajeros se establecen igualmente medidas. El objetivo, según Granma es “poner coto, sobre todo, a las deficiencias e ilegalidades que circundan el uso del combustible”, un bien escaso, cada vez más escaso. Y lo peor no ha llegado aún. De ese modo, los transportistas que presenten mediante Declaración Jurada el Impuesto sobre Ingresos Personales tendrán reconocido el 100 % de los gastos de combustible si lo consumen por tarjeta magnética, y a los titulares de licencia “se les exigirá una certificación del combustible consumido mediante tarjeta magnética emitida por Fincimex, como justificante para el pago de sus impuestos”, además de otras medidas para evitar cancelaciones de las actividades antes de tres meses.

Por último, los trabajadores por cuenta propia en el sector de telecomunicaciones, que obtengan ingresos mensuales hasta 2.500 pesos, pagarán la cuota mensual fija de 20 pesos, la cual puede ser incrementada por los consejos de administración municipales hasta 75 pesos. El tipo impositivo, sin embargo, sube hasta el 20% para estos trabajadores, rompiendo cualquier regla de proporcionalidad.

El balance no es halagüeño. La importancia de estas actuaciones queda reflejada por la extensa cobertura ofrecida en Granma. El trabajo por cuenta propia exige una menor presión fiscal para consolidar su crecimiento y promover una creciente participación en el empleo y la actividad económica. Estas medidas de "adecuación" suponen un duro golpe y tendrán sus repercusiones porque muchos no tendrán incentivos para seguir, si tienen que pagar altos impuestos. Medidas como estas se pueden adoptar, pero dentro de muchos años, cuando la economía esté más equilibrada. Otro error de consecuencias graves, o tal vez, el cumplimiento de un guion que ya está escrito y que no quiere que la economía cubana progrese. Lo veremos.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7369
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Precedente

Torna a Tematiche generali

Chi c’è in linea

Visitano il forum: Nessuno e 0 ospiti