CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Di tutto un po' su Cuba

Moderatori: bambolino, mircocubano

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 30/07/2018, 21:00

Cuba: más descentralización y sector privado

Immagine

Los expertos reunidos en la ciudad de Miami durante el congreso de la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (ASCE en inglés) han insistido en que “la economía cubana se encuentra estrangulada por su elevada centralización”. Una frase de estas características requiere una cierta explicación para ser comprendida, en su justo término, por las personas que no tienen los conocimientos de economía al uso.

En la sesión inaugural del congreso, que llevaba el título "Cuba: After Raúl?" (Cuba: ¿después de Raúl?) los tres participantes que intervinieron en la misma coincidieron en que las reformas impulsadas desde 2007 por el entonces presidente Raúl Castro han tenido “escaso calado para sacar al país adelante”, añadiendo que se encuentra ante una situación de "desequilibrio estructural".

Los datos ofrecidos por los expertos para ilustrar esta valoración son, entre otros, un bajo crecimiento económico, un elevado déficit fiscal y comercial, la ausencia de nuevos oficios, ni de un mercado mayorista, ni créditos; igualmente, los "bajos salarios" y su incidencia en la productividad; en concreto, la última zafra azucarera ha sido la menor de la historia (1.100.000 toneladas en 2017-2018) y solo 54 plantas o fábricas del sector están operativas; además, la escasez de alimentos, medicamentos y vivienda continúa "impactando en la vida cotidiana”. Todos estos datos esbozan un balance realmente pesimista de la economía cubana, agravado por el pésimo funcionamiento de sus instituciones.

Este es el quid de la cuestión. Los tres participantes coincidieron que los aspectos negativos se ven acrecentados por un “sistema empresarial burocrático, centralizado en exceso en la toma de decisiones y la rigidez de la planificación”. Además, este sector estatal se encuentra descapitalizado, sin que los diseños presupuestarios tiendan a corregir la situación: la participación de la formación bruta de capital fijo en el PIB sigue disminuyendo a expensas de un gasto corriente que no se puede financiar con los ingresos tributarios de las empresas.

Este análisis exige tener en cuenta en qué consiste la centralización de la economía. Esto nos lleva al largo período que transcurre entre las expropiaciones y confiscaciones de los primeros años del proceso revolucionario, hasta la “ofensiva” de 1968, en la que prácticamente todos los derechos de propiedad privada pasaron a pertenecer al estado, sin contraprestación a sus titulares. Ese fue el momento de máxima centralización de poder económico.

Todos los activos y recursos de la economía pasaron de manos privadas a estatales. Depósitos bancarios, fondos de inversión, acciones, viviendas, solares, edificios, almacenes, todo tipo de establecimientos productivos y comerciales, hasta la dotación de un limpiabotas, todo el capital productivo del país, los recursos necesarios para la producción, pasaron a ser de propiedad estatal.

Este trasvase de propiedad de lo privado (que fue anulado e incluso penalizado) a lo estatal trastocó completamente el funcionamiento de una economía que, desde sus orígenes, se había mostrado muy dinámica y productiva, gracias a la existencia de un marco jurídico para el respeto a la propiedad privada (ni siquiera los españoles fueron expropiados tras el final de la guerra de independencia), la libertad de contratación y de elección de consumo, inversión y producción.

En definitiva, la economía de mercado libre y de empresa privada había conseguido situar a Cuba hacia 1959 entre las primeras naciones del mundo en renta percápita, y por supuesto, una nación próspera y con grandes capacidades para dar un salto adelante, desapareció sin dejar rastro. Fidel Castro y con él las transformaciones agresivas que dispusieron que esa economía privada acabase en manos del estado y gestionada por planificadores que asumieron una posición de superioridad en la toma de decisiones económicas, por encima del papel que se atribuye a las personas, las empresas y las organizaciones, son directos responsables del caos.

Fue entonces que se culminó la creación de un férreo modelo económico centralizado y estatista, de inspiración marxista leninista y soviético, en el que los espacios para la actividad privada quedaban relegados a la economía sumergida o informal. Sin embargo, nada en la vida es eterno, y pocos años más tarde, durante el período especial, que supuso el fin de los sistemas socialistas en Europa del este, a Fidel Castro no le quedaba mas remedio que aflojar, y autorizar, muy en contra de su criterio, actividades privadas que enseguida demostraron una eficiencia superior a la del estado comunista para crear riqueza.

Tan pronto como el petróleo de Venezuela empezó a llegar a la isla, aquel proceso liberalizador de las fuerzas productivas de la economía fue cercenado y una nueva ola de recentralización mostró el peor rostro del régimen. Tras la salida de Fidel Castro, su hermano Raúl se empeñó en dar consistencia a las actividades privadas existentes en la isla, pero con escasa vocación de éxito y sin ninguna prisa ni idea de hacia dónde ir. El balance ha sido un fracaso, en el que solo un 12% de la población laboral se desempeña en el sector privado, en tanto que el 88% restante sigue dependiendo del estado comunista. La centralización se mantiene y las actividades privadas no consiguen despegar. En buena medida porque el régimen lo impide.

Es difícil poner fin a este modelo diseñado para servir a dos intereses claramente contrapuestos, pero que se apoyan entre sí: de un lado, el Partido comunista al que se otorga el carácter rector del país, y de otro lado, el conglomerado empresarial e industrial de empresas estatales dirigidas por el ejército y la seguridad del estado con fuertes vínculos con el comercio exterior y las inversiones.

Este pacto puede verse desbordado en cualquier momento por la incidencia de los desequilibrios internos y externos, pero hará todo cuanto sea necesario para conservar el modelo centralizado y estatista, la inamovilidad del partido comunista y del sistema económico y social. De hecho, la inspiración para la modificación de la constitución se encuentra en este pacto, que supone dejar al pueblo cubano una vez más como convidado de piedra ante los diseños políticos, económicos e institucionales de sus dirigentes. De los cubanos depende reconquistar el poder y transformar realmente a Cuba hacia la libertad, la democracia, los derechos de propiedad privada y la prosperidad. En definitiva, más descentralización y sector privado.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7415
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda carlo » 03/08/2018, 18:04

Cuba: investimenti esteri, annunciato snellimento procedure

Immagine

Cuba ha in progetto di snellire il processo amministrativo riguardante l'accettazione degli investimenti stranieri, pur rispettando attuali leggi e regolamenti, e senza esporre il sistema socialista.

La Gazzetta Ufficiale cubana ha pubblicato oggi nuove norme giuridiche "nella prospettiva di rendere più agili e flessibili i processi di presentazione e valutazione degli affari che comportano l'ingresso di capitali stranieri". Da tempo economisti locali, statali e privati, hanno avvertito che la lentezza di queste procedure ha impedito un ingresso maggiore di capitali provenienti dall'estero.

In una conferenza stampa oggi a L'Avana, Deborah Rivas, funzionaria del ministero del Commercio estero e degli Investimenti stranieri (Mincex), ha spiegato che le norme introdotte aprono alla possibilità che la documentazione del progetto "sia sottoposta ad approvazione con un livello di studio inferiore a quello che era fino ad oggi richiesto".

Le statistiche ufficiali segnalano che nel 2017 Cuba ha attratto due miliardi di dollari di investimenti esteri, una cifra che si considera inferiore al potenziale esistente.
Avatar utente
carlo
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 6842
Iscritto il: 26/05/2011, 15:49
Località: perugia

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 05/08/2018, 12:37

carlo ha scritto:Cuba: investimenti esteri, annunciato snellimento procedure

Immagine

Cuba ha in progetto di snellire il processo amministrativo riguardante l'accettazione degli investimenti stranieri, pur rispettando attuali leggi e regolamenti, e senza esporre il sistema socialista.

La Gazzetta Ufficiale cubana ha pubblicato oggi nuove norme giuridiche "nella prospettiva di rendere più agili e flessibili i processi di presentazione e valutazione degli affari che comportano l'ingresso di capitali stranieri". Da tempo economisti locali, statali e privati, hanno avvertito che la lentezza di queste procedure ha impedito un ingresso maggiore di capitali provenienti dall'estero.

In una conferenza stampa oggi a L'Avana, Deborah Rivas, funzionaria del ministero del Commercio estero e degli Investimenti stranieri (Mincex), ha spiegato che le norme introdotte aprono alla possibilità che la documentazione del progetto "sia sottoposta ad approvazione con un livello di studio inferiore a quello che era fino ad oggi richiesto".

Le statistiche ufficiali segnalano che nel 2017 Cuba ha attratto due miliardi di dollari di investimenti esteri, una cifra che si considera inferiore al potenziale esistente.

Se il gobierno cubano pensa che snellire la “burocrazia” per approvare i progetti delle varie società straniere che vogliono investire nell’Isla Grande faciliti l’aumento degli investimenti stranieri, si sbagliano di grosso… :roll:

Questo dimostra nuovamente (purtroppo) come la “nomenclatura cubana” abituata a pensare solo per interesse personale (potere e guadagno), o ha "paura" che possa perdere il controllo....o non abbia lontanamente un’idea di cosa sia e come si sviluppi l’imprenditoria privata.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7415
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 12/08/2018, 0:17

carlo ha scritto:Cuba: investimenti esteri, annunciato snellimento procedure

¿Agilizar los trámites de la inversión extranjera en Cuba? No es suficiente

Immagine

La prensa comunista cubana dedica extensos reportajes a las nuevas normas jurídicas publicadas en la Gaceta Oficial Extraordinaria número 38, un decreto y tres resoluciones, que tienen como objetivo acelerar los procesos de negociación y presentación de los proyectos de inversión extranjera. Preocupados por el parón inversor, que continúa sin alcanzar las cifras previstas en la Ley 118 y en los llamados “Lineamientos”, los dirigentes comunistas se lanzan a introducir una serie de reformas en los textos legales y administrativos para intentar que el capital extranjero llegue a la isla.

Se equivocan. No es éste el problema principal que frena la inversión multinacional en la Isla. Por supuesto que la burocracia es un aspecto a tener en cuenta, pero no es el más importante. Ni siquiera el único. Eliminar un estudio de factibilidad y flexibilizar los pasos en la confección de un expediente de inversión puede ser útil, pero no es el origen de la escasa atención del capital extranjero por la economía comunista cubana. Tampoco va a servir de mucho el galimatías de que “los negociadores tengan que presentar desde el inicio los aportes del capital social de las partes, o que se reformen las bases metodológicas de la negociación hacia indicadores sectoriales, los requisitos del estudio de impacto ambiental y el informe final que se presente a los comités evaluadores”.

Lo venimos diciendo en este blog desde hace tiempo. Para que la inversión internacional llegue a Cuba, donde existen posibilidades reales de hacer buenos negocios, hay que girar en 180º el modelo diseñado por el régimen y, desde luego, alinear la política de captación con la de otros países de la zona que compiten con Cuba por atraer el inversor foráneo, con propuestas atractivas e inteligentes. Es el caso reciente de Puerto Rico, cuyo gobernador Roselló quiere atraer a la isla a profesionales que teletrabajan a nivel mundial, ofreciendo un espacio tranquilo y de alta calidad de vida para que realicen su actividad desde la isla. Una idea magnífica porque el futuro del comercio mundial está en los servicios, la creatividad y el diseño, y apostar por estos profesionales es acertado. En Cuba, los dirigentes comunistas siguen pensando en las Zonas de desarrollo Especial de mediados de los años 80 del siglo pasado.

En Cuba, la burocracia comunista, empeñada en respetar los documentos, los lineamientos y las directrices del partido único al que sirve, no se da cuenta de estos cambios en la economía mundial ni tampoco se prepara, con acierto, para afrontar los retos de la cuarta revolución industrial en curso. Si realmente desean que la inversión extranjera sea una fuente importante para el desarrollo del país, algo tendrán que hacer, porque la línea que han llevado en los últimos años no ha dado buenos resultados, ni está bien centrada, ni cumple con los objetivos.

Entonces, ¿qué se tiene que hacer? La respuesta a esta pregunta es sencilla. Todo lo contrario. Por ejemplo, la cartera de oportunidades ha mostrado, desde su creación, que no interesa a los inversores extranjeros, que desean colocar su dinero allí donde más les interesa, y no dónde una burocracia organizada de partido único les imponga el destino. La cartera está muerta.

Hay que revisar en profundidad todos los aspectos relativos a las relaciones laborales. Los empresarios extranjeros se quejan de la falta de empleo cualificado en la isla. Los "logros" de la educación han ido por un camino distinto a las competencias que hacen a los trabajadores productivos para las empresas. De nada sirve derogar alguna resolución publicada hace 4 años que servía de poco para regular el marco laboral, si la nueva no ayuda a mejorar las condiciones de contratación, recompensa, promoción y cualificación de los trabajadores. Los empresarios extranjeros, cuando abrazan un proyecto y lo ponen en marcha, tienden a preocuparse menos por las indemnizaciones a los empleados, ya que su objetivo es sacar adelante el proyecto, nunca cerrarlo. Salvo que le obliguen las autoridades. Otra cuestión a tener en cuenta.

Es muy bonito proclamar que “la inversión extranjera en Cuba desea lograr un desarrollo sostenible, acceder a nuevos mercados, e insertar productos y servicios cubanos en cadenas internacionales de valor y generar otros efectos positivos hacia su industria doméstica”. Como enunciado está bien, pero la pregunta es ¿se corresponde el mismo con la especialización de la economía y las tendencias de futuro en el comercio mundial? Pensar como se hace en los “Lineamientos” comunistas en crear sectores estratégicos en la economía cubana es algo que con la inversión extranjera costará difícil de lograr.¿Es acaso un campo de golf o un embarcadero de cruceros una actividad estratégica?

Los problemas de fondo relacionados con la inversión extranjera, los que realmente frenan su desarrollo, se encuentran en, primer lugar, en el bajo crecimiento de la economía, una media del 1,7% entre 2011 y 2016, que es menos de la mitad de la registrada en América Latina, por encima del 4%. El capital extranjero busca economías dinámicas y en crecimiento.


En segundo lugar, la baja capacidad adquisitiva de la población con salarios nominales de los más bajos del mundo y mercados de consumo desabastecidos por culpa de políticas de precios topados y racionamientos, tampoco es aliciente para un empresario extranjero al que obligan a fabricar para el mercado interno.

En tercero, la dualidad monetaria que se mantiene en el tiempo, es otro freno a las inversiones extranjeras, porque exige unos esfuerzos de contabilidad y de captación de recursos que acaba dificultando el proceso de repatriación de beneficios a las casas centrales.

En cuarto lugar, se destaca como importante, la ausencia de un mercado interno financiero, donde el sistema bancario opera como una correa de trasmisión del poder estatal, y no existe ahorro ni crédito, y los tipos de interés no se regulan por las fuerzas del mercado, limita la participación del capital extranjero que no encuentra contrapartes dispuestas a poner su financiación en los proyectos.

Además, y no por ello menos importante, las limitaciones que tienen los empresarios extranjeros para desarrollar sus iniciativas con los cubanos, como por ejemplo, los arrendatarios de tierras o los trabajadores por cuenta propia. Estas prohibiciones legales frenan notablemente las acciones del capital extranjero que además, impiden a los sectores más productivos de la economía crecer y aumentar su dimensión.

Si a todo ello se añade la facultad expropiatoria y confiscatoria del estado que rige en la constitución, o el declarado modelo de estado socialista, en el que la propiedad estatal predomina sobre la privada, y la planificación central de la economía, de inspiración estalinista, es el modelo económico, nada que decir respecto de los temores y dudas que todo ello puede provocar en el inversor extranjero que no desea perder su dinero ni que nadie le diga lo que tiene que hacer.

Sinceramente, creo que Déborah Rivas Saavedra, directora general de Inversión Extranjera, del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex) debe reflexionar sobre todas estas cosas. Le vale.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7415
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 20/08/2018, 20:31

Las erróneas expectativas de los dirigentes de la economía de Cuba

Immagine

El pasado 28 de julio Cubadebate publicó un artículo de José Luis Rodríguez titulado “La política económica en Cuba: valorando lo alcanzado y los retos a enfrentar”. Para aquellos que no lo recuerden o no lo sepan, Rodriguez fue ministro de economía y actualmente se desempeña como asesor en el Centro de Investigaciones de la Economía Mundial en La Habana.

Frecuentemente, los artículos de Rodríguez aportan algunas evidencias interesantes sobre cómo se interpretan los procesos económicos en Cuba. Esta última colaboración, de la que habrá una siguiente ya anunciada, es un buen ejemplo de ello.

Tras pasar revista a los temas tratados en la sesión constitutiva de la Asamblea Nacional celebrada el pasado 19 de abril, y con especial atención al discurso de Raúl Castro en el que hacía un balance de los resultados de la política económica aplicada durante los siete últimos años, reconociendo que “no se logró avanzar lo suficiente en la creación de las bases para el desarrollo del país –eje central de la estrategia económica implícita en los Lineamientos del 2011”, Rodríguez en su artículo abordó la coyuntura actual ofreciendo algunas ideas que llaman la atención. Voy al grano.

En esencia, el exministro castrista afirma en su balance personal que “el aspecto en el que se alcanzaron los mejores resultados fue precisamente en el proceso de saneamiento de la balanza de pagos mediante procesos de renegociación y pago de la deuda externa”. Ante la ausencia de estadísticas oficiales sobre esta materia, lo único a que podemos atenernos es a un juicio de valor como éste, ya que no existe referencia alguna en este momento que permita asegurar que la posición exterior de la economía castrista esté mejor ahora en su posición externa que hace unos años.

Además, existe alguna contradicción en el análisis de Rodríguez cuando tras afirmar lo anterior, señala que es “requisito indispensable para obtener financiamiento externo e inversión extranjera directa”. En esto no podemos negar que tiene razón. Los mercados internacionales de capitales no regalan el dinero por la cara a nadie. Para poder obtener financiación, los estados tienen que ser creíbles en sus políticas económicas y otorgar la necesaria confianza a los inversores. Nadie arriesga el dinero de nadie, sino tiene la seguridad y la confianza oportuna.

Sucede, sin embargo, y por eso es tan interesante el análisis del ex ministro, que en Cuba, al parecer, los dirigentes de la economía de Cuba pensaron que tras la condonación generosa de las deudas con el Club de París y otros acreedores internacionales, se iban a obtener más recursos. Y he aquí que no. Si, no se puede ser más ingenuo, desinformado o inexperto. Como señala Rodríguez, y cito textualmente sus palabras, “sin embargo, en diversas ocasiones se partió del supuesto de que –una vez normalizada la situación con los acreedores- se recibirían nuevos créditos en una proporción similar a lo pagado”, cosa que no sucedió.

Pues claro que no podía suceder. ¿A quién con un sano juicio y unos mínimos conocimientos de cómo funciona la economía financiera, se le puede ocurrir lo contrario?. El que debe, tiene que pagar. Si no lo hace, su crédito es nulo. Puede decir lo que quiera, gritar, protestar, quejarse, inventarse cualquier majadería al uso, como convertir deudas a largo plazo en programas de desarrollo, pero al final, todo llega al mismo sitio. A pagar. Sólo si se cumple con lo debido, se obtiene más financiación. Los dirigentes de la economía cubana, según Rodríguez, pensaban en otra cosa. Qué ingenuidad por calificarlo de algún modo. Así les va.

Pero hay más información para analizar en el artículo del exministro. A continuación, explica, y cito textualmente, “por otra parte, la normalización de la deuda externa del país tuvo un elevado costo, ya que su servicio durante el período 2009-2017 alcanzó una cifra estimada cercana a los 23.000 millones de dólares, lo cual limitó objetivamente la posibilidad de elevar el monto de las inversiones o el consumo con recursos propios”. El nivel de endeudamiento de un país en los mercados internacionales no viene impuesto por nadie. No hay una “espada de Damocles” sobre la cabeza de gobernantes despilfarradores, que malgastan el dinero que obtienen procedente de la financiación internacional en aventuras de gasto improductivo de dudosa solvencia. El país que no puede asumir sus deudas, no debe endeudarse. Si Cuba tenía que asumir 23.000 millones de dólares en servicio de la deuda, es porque habría obtenido mucho más anteriormente. Por ejemplo, unas importaciones superiores a las exportaciones durante décadas abren esa brecha deficitaria que acaba siendo una pesada losa de deuda ¿Dónde está ese dinero del exterior? ¿Para qué se destinó? Los cubanos deben saber qué ocurre cuando llegan finanzas del exterior que se gestionan al margen de sus prioridades.

Rodríguez hace referencia además a lo malo que resulta en economía construirse "castillos en el aire", con expectativas erróneas. Y dice textualmente, “al partir de un conjunto de premisas que resultaban de difícil cumplimiento, resulta evidente que primó una visión excesivamente favorable sobre las posibilidades objetivas para alcanzar rápidamente transformaciones estructurales en la economía nacional, estableciéndose –entre otros propósitos- metas de crecimiento muy elevadas. Al respecto cabe recordar que se fijó en el 2011 que la economía debía crecer un 4,4% promedio anual hasta el 2016”. Y yo añado que entre 2011 y 2016 el crecimiento promedio de la economía cubana ha estado por debajo de la mitad de ese objetivo, no ha llegado al 1,7% (Rodríguez cita un 2,3% en su artículo entre 2009 y 2016 para subir un poco la tasa, da igual son 6 décimas más: insuficiente) lo que ha impedido alcanzar los resultados previstos en el castillo en el aire.

Y así les va durante casi 60 años. Confiando el funcionamiento de la economía de Cuba a los burócratas planificadores de un sistema económico intervenido centralmente, en el que se proscribe la libre empresa, la propiedad privada y el mercado como institución de asignación de recursos, que de activarse, podrían cambiar ese lúgubre escenario comunista.

El autor describe el discurso de Raúl Castro como un espacio que “debe servir para reflexionar sobre lo logrado, pero sobre todo para meditar sobre lo que nos falta por hacer y los errores cometidos, partiendo –como revolucionarios- de la visión de que se trata de un vaso medio lleno y no un vaso medio vacío”. Créanme que no doy crédito a lo que leo. Errores cometidos, vaso medio lleno/vacío, revolucionarios.... demasiados conceptos mezclados que no casan bien. Además, todavía tenemos que esperar algo mejor. El propio ex ministro lo dice, al anunciar en un próximo artículo, “el balance de esta etapa no puede tampoco excluir la existencia de un grupo de errores e imprecisiones, que llevaron a los planteamientos expresados por Raúl en abril”. Yo lo estoy esperando como agua de mayo.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7415
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 01/10/2018, 15:52

El "negocio" del viaje de DC a Estados Unidos

Immagine

Los dos hitos del viaje de Díaz Canel a Estados Unidos para asistir a la cumbre de Naciones Unidas en la que dijo que en Cuba nada iba a cambiar, han tenido poco que ver con esa obsesión ideológica del heredero del régimen de los Castro por presentarse como sucesor sin más.

Por el contrario, la reunión con un equipo de directivos de las principales empresas tecnológicas estadounidenses y la firma de un acuerdo entre el Centro de Inmunología Molecular (CIM) de Cuba y la corporación de EEUU Rosswell Park para la creación de una empresa biotecnológica llamada Innovative Immunotherapy Alliance que investigará y desarrollará nuevos medicamentos y terapias contra el cáncer, son acontecimientos que merecen ser analizados con detalle.

Dos noticias de importancia, que se han dejado para hacerlas coincidir con el viaje a la ONU. Como si en el régimen hubieran descontado que de los discursos se saca bien poco, y que las urgencias financieras de la isla requieren mucho más que palabras. Si. Mucho más que las huecas y poco creíbles palabras de Díaz Canel ante el auditorio internacional, reivindicando las imágenes en blanco y negro de Fidel, el Che o a Raúl Roa entre otros.

De un lado, la reunión con altos ejecutivos de Google, VaynerMedia, Connectify, Mapbox, McKinsey & Company, Virgin Group, AirBnB, Revolution, Twitter, Microsoft, Bloomberg y Cresta, parece querer trasmitir la idea que Cuba quiere reducir la brecha tecnológica que le separa de la mayoría de países, y dar el salto hacia la cuarta revolución industrial. Buena noticia. Nada tenemos en contra de una decisión estratégica que, sin embargo, no debe olvidar que todavía, para la mayoría de los cubanos, es difícil encontrar los alimentos que desean consumir en los mercados y el poder adquisitivo de los salarios se encuentra en los niveles más bajos del mundo.


La apuesta castrista por el desarrollo de las nuevas tecnologías, a la que han hecho referencia no pocos medios, va asociada a un lento e inexorable proceso de conexión a la red e informatización de la sociedad cubana que se está produciendo por el deseo de los cubanos de salir de esa cápsula del tiempo en la que el régimen les ha obligado a vivir desde los inicios de la revolución.

No hace muchos días, la Oficina Nacional de Estadística e Información de Cuba publicaba un Informe sobre el estado de las tecnologías de la información y comunicación en la isla, con indicadores ciertamente destacados. Entre 2012 y 2017 el número de ordenadores se ha multiplicado por 1,5; los usuarios de internet por 2,5; y los dominios registrados bajo “CU” lo han hecho por tres. Los datos están a disposición de quien los quiera consultar en la publicación1. Lo importante es que la avidez de los cubanos por conectarse con el resto del mundo, la posición de monopolio de ETECSA y su socio extranjero, unido al valor monetario de las remesas enviadas por las familias, que se destina en buena medida a equipos y conexiones, han propiciado un crecimiento del sector de las telecomunicaciones prácticamente del doble de lo registrado por la economía en su conjunto. Un sector en el que la actividad privada tiene una importancia destacada.

Por otra parte, no es cierto que la informatización sea una prioridad del gobierno, ni tampoco que esté condicionada por el embargo o bloqueo de EEUU, como dijo Díaz Canel a los directivos de las multinacionales. Falso. Al contrario, si el dirigente castrista quiere decir la verdad tendría que reconocer que buena parte de la infraestructura de la sociedad de la información en Cuba tiene su origen en el dinero que las familias, la mayoría residentes en EEUU, envían a los suyos a Cuba. Es la sociedad cubana la que está liderando el proceso y luchando por abrir espacios de conexión, que en poco tiempo llegarán a la red de internet móvil a través de 3G, lo que muestra que todavía existe un atraso evidente en el desarrollo de las infraestructuras, pero que la apuesta está hecha.

El desarrollo de las nuevas tecnologías en Cuba es un ejemplo de cómo una economía postrada, ineficiente e improductiva puede crecer y avanzar, cuando se despejan los obstáculos creados por el gobierno y se abren espacios para la actividad privada. Yo espero que siga creciendo y que lo haga bien, para que Cuba rompa la desconexión que la ha maniatado durante casi 60 años. Muchos cubanos aún recordamos cómo en los años 60, en Correos de Cuba abrían y mutilaban las cartas enviadas desde EEUU a las familias que todavía no habían podido escapar del régimen. Por aquellas cartas, cuando se lograba traspasar los controles de los revolucionarios empeñados en romper todo contacto con el exterior, llegaba a Cuba información, lo más preciado cuando la manipulación y la propaganda se habían adueñado del país. Ahora internet es imparable. Ha llovido mucho desde entonces, pero nunca debemos olvidar.

Detrás de este desarrollo en las comunicaciones no me cabe la menor duda que priman los intereses de las empresas internacionales establecidas en la isla, que descubrieron con sorpresa, que en Cuba las comunicaciones con las casas matrices se tienen que hacer todavía por teléfono o por fax, como a finales del siglo pasado. En todo caso, si los cubanos pueden mejorar su relación con el resto del mundo y las familias, bienvenido sea.

La otra noticia supone que, a partir de ya mismo, el tema del embargo o bloqueo, tendrá que apostar por un nuevo argumentario, ya que el negocio en el Mariel entre la empresa de EEUU y la cubana para desarrollar medicamentos, productos de alto valor añadido en empresas que pagan sueldos millonarios a sus trabajadores, rompe con la línea mantenida por el régimen desde hace casi 60 años e incluso, con las advertencias del presidente Trump en el sentido de dar marcha atrás a los pasos dados por Obama para abrir espacios con la isla.

La institución estadounidense llevaba años manteniendo relaciones de cooperación con científicos cubanos, prácticamente desde 2011, con el objetivo de vender en el mercado de EE.UU. la vacuna terapéutica CIMAVax-EGF creada en Cuba. Un medicamento que pasará a ser un producto de referencia para la nueva empresa mixta cubana-estadounidense, por cuanto las pruebas que se han venido realizando confirman los efectos positivos a la hora de prolongar la vida de los pacientes de carcinoma pulmonar no microcítico, un tipo de cáncer de pulmón.

Además, los medios han destacado que esta primera compañía biotecnológica de EE.UU. y Cuba va a desarrollar tres tratamientos adicionales de inmunoterapia, todos ellos iniciados en Cuba, para tipos diferentes de tumores, lo que implica que la colaboración se extenderá en el tiempo y se mantendrá con el ánimo de lograr resultados conjuntos.

Que EEUU y Cuba colaboren en el sector de los medicamentos, uno de los más importantes y estratégicos a nivel mundial, en el que se pagan buenos sueldos (ya veremos en Cuba) no nos debe hacer olvidar las dificultades que muchos cubanos tienen para encontrar las prescripciones que les ordenan los médicos en las farmacias de la isla, donde las quejas sobre el aprovisionamiento de productos, la calidad de los mismos o las deficiencias de los servicios, se han trasladado incluso a la prensa oficial del régimen. Fabricar en Cuba medicamentos para exportar a EEUU debería fijar antes la prioridad de atención a los cubanos. No se si lo habrán pensado.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7415
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 07/10/2018, 11:06

Productos agropecuarios de EEUU para Cuba, ¿y el bloqueo?

Immagine

El mandatario castrista, Díaz Canel ha celebrado otra reunión este jueves en Nueva York con empresarios de EEUU. Es evidente que el viaje a la ONU tiene unos objetivos económicos urgentes, en clara respuesta a la grave situación en que se encuentra la economía de la isla. Esta vez, la reunión ha sido con productores vinculados al sector agropecuario, a los que Díaz Canel invitó a aprovechar “un mercado de 11 millones de personas”.

Un dirigente castrista hablando ante empresarios y hombres de negocios de mercado y de aprovechar oportunidades de negocio. ¿Qué más quieren? Hagan juego, no da para más. Lo que nos faltaba por ver. Una cosa es ir a implorar, de vez en cuando, ayudas económicas a fondo perdido a chinos o vietnamitas, pero invitar a los "odiados empresarios" de Estados Unidos a vender productos agropecuarios en Cuba y ofrecerles que hagan negocio en la isla es algo que confirma que el sucesor de Fidel Castro se mueve en un terreno resbaladizo que en cualquier momento se le viene abajo.

Que conste que no tengo nada que objetar en que Díaz Canel haga de intermediario comercial. Esa es una función que los dirigentes de los países suelen desarrollar con mayor o menor fortuna. Por desgracia ni Fidel ni Raúl Castro se dedicaron a este tipo de actividades. Ellos estaban en este mundo para otras cosas distintas. Y desde luego, con el "odiado vecino del norte", el "imperialismo" al que atacaban sin misericordia, ni agua. Tras hacerse con todos los negocios de EEUU en la isla mediante expropiaciones y confiscaciones sin contraprestación, sabían que habían tocado hueso. Pero Díaz Canel quiere mostrarse distinto en este ámbito, aunque no sabemos si tiene permiso para ello de la vieja guardia comunista, con Raúl Castro al frente. Tras cerrar un formidable negocio con una empresa del sector farmacéutico, esta petición a los empresarios agropecuarios de EEUU a que hagan negocios en Cuba, es sorprendente.

Pero igualmente nos obliga a realizar alguna reflexión al respecto.

Abrir el mercado de los alimentos de Cuba a los productos de EEUU supone admitir varias cosas de antemano.

Primero, que las reformas en la agricultura cubana, con las entregas de tierras del estado en arrendamiento a los agricultores, ha sido un rotundo fracaso. Ya lo decíamos. En la agricultura, nadie que no sea dueño de la tierra, arriesgará su trabajo para que otro se quede con la ganancia. Encima, Acopio hace de las suyas dejando los productos podrirse en los campos y cuando en los mercados escasea la oferta, el régimen topa precios o raciona y lo que es peor, castiga a los productores que pueden vender porque han sido eficientes en su actividad.

Segundo, con la agricultura cubana en crisis estructural, y lo que es peor, sin soluciones para superar su atraso, los datos publicados por ONEI sobre las ventas de productos agropecuarios en el primer semestre de este año, vuelven a mostrar las penalidades de los cubanos para realizar las compras diarias de alimentos, algo que no se observa en otros países del mundo. Ir a Estados Unidos a ofrecer los mercados de consumo de la isla es "tirar la toalla" cuando todavía no ha empezado el combate de boxeo.

Tercero, si al menos copiaran a Vietnam en algo, no tendrían que hacer ese ridículo internacional. Tras el Doi Moi, el país asiático logró tras la privatización de las tierras, un espectacular aumento en la producción de arroz, de modo que pasó en menos de dos años de las hambrunas y carestías comunistas, a convertir a Vietnam en uno de los principales exportadores de arroz del mundo. Esa es la actuación de un gobierno responsable, promover la economía nacional antes de entregarla a los productores extranjeros.

Cuarto, el régimen va justo al revés, la economía cubana en sus sectores más dinámicos, ya está siendo explotada por extranjeros desde hace años (turismo, España; minería, Canadá y Holanda; telecomunicaciones, Italia; y ahora los productos agropecuarios para Estados Unidos). Los cubanos se están quedando sin capacidades para desarrollar con sus fuerzas la economía. El caso es que Cuba importa entre el 60% y el 70% de los alimentos que consume, lo que cuesta cada año a las arcas estatales unos 2.000 millones de dólares. Una economía con unas condiciones de suelo y climáticas que, salvo casos contados, podría auto abastecer a toda la población e incluso exportar excedentes. Ya lo hizo, por supuesto, antes de 1959.

Quinto, ignoro el alcance que tendrá la reunión de Díaz Canel con Jeff Witte, presidente de la Asociación Nacional de Departamentos de Agricultura (NASDA) y secretario de Agricultura de Nuevo México, los comisionados de Agricultura de Virginia y Connecticut, Jewel Bronaugh y Steve Reviczky, y la directora ejecutiva de NASDA, Barbara P. Glenn. Se trata de un elenco importante de personalidades que a buen seguro pondrán en marcha la actividad de lobby para presionar a la administración de Trump para que autorice la venta solicitada por Díaz Canel.

Lo cierto es que, desde hace años, a pesar del embargo o del bloqueo, resulta que EEUU ha sido el principal exportador de productos agropecuarios a Cuba, lo que ha permitido al régimen proveerse de granos y carne de ave cuando las hambrunas estructurales comenzaban a aparecer en la isla. El problema del gobierno cubano ha sido la falta de crédito en esas operaciones, debiendo contar con liquidez para el pago de las mismas. En una situación como la actual, en la que la liquidez escasea, y se debe priorizar hacia otras actividades, el llamado de Díaz Canel puede tener poco, o casi nulo, impacto. No obstante, el comercio entre los dos países, a pesar del embargo, ha servido para establecer contactos y relaciones de funcionarios y empresarios agrícolas de EEUU con el régimen cubano, de modo que la oferta de Díaz Canel no es un gesto improvisado, ni nada parecido. Y llega en un momento especialmente elegido para ello.

Ahora bien, que de esa reunión se vayan a obtener resultados en materia de investigación y conocimiento biotecnológico, o cooperación en cuestiones sanitarias y fitosanitarias, es otra cosa. Y que el mercado cubano, con muy baja capacidad adquisitiva, pueda ser de interés en las condiciones actuales para los productores de EEUU, tampoco parece tan evidente. Hay media docena de países en América Latina con mercados mucho más promisorios e interesantes que Cuba.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7415
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 11/10/2018, 18:34

En torno al valor del CUP y la unificación monetaria en Cuba (I)

Immagine

Un asunto del que se ha dejado de hablar en Cuba es la unificación monetaria, a pesar de su importancia. El tema saltó a la palestra hace más de cinco años y, desde entonces, los dirigentes comunistas han estado trabajando en ver como desaparece la moneda fuerte el CUC y el viejo y desvencijado CUP se convierte en la única en circulación. El pretexto de la reforma constitucional ha aparcado la necesaria y urgente decisión, pero nada se dice al respecto. Así que viene bien prestar atención desde este blog al tema de la unificación monetaria y tratar de aportar algo de claridad a un asunto tan oscuro y poco transparente.

Para empezar, conviene dar respuesta a una pregunta clara y sencilla: ¿de qué depende el valor de una moneda nacional? Esto es importante porque una vez que desaparezca el CUC que tiene una referencia cambiaria con las divisas, si bien artificial, y se disponga la exclusividad del CUP, nadie en su sano juicio puede pensar que su valor venga determinado por el de la moneda que desaparece. Mucho ha llovido desde que se introdujo la moneda en el período especial, y desde entonces, el CUC se continúa cambiando prácticamente a la paridad con el dólar (salvo los impuestos establecidos por el régimen en las operaciones de cambio) y después el CUC se cambia por 24 CUP. El “salto” da vértigo.

Hasta 1972, cuando Estados Unidos abandonó el patrón oro, este metal era la referencia de valor de las distintas monedas. A partir de aquel momento las divisas vieron cómo su valor quedaba determinado por la oferta y demanda en los mercados de divisas (unos mercados particulares, con actores y comportamientos singulares) o, en su caso, por las directrices de los Bancos Centrales Nacionales que las representaban, que asumieron con autonomía e independencia de los gobiernos, un papel clave en el diseño y ejecución de las políticas monetarias, como el control de la cantidad de dinero en circulación, de los tipos de interés o las regulaciones sobre la capacidad de préstamos del sector financiero.

La pregunta es, ¿qué política monetaria realiza el Banco central de Cuba? ¿Cuál es su grado de dependencia del gobierno? ¿Ha desarrollado algún tipo de política adecuado a las circunstancias coyunturales de la economía o actúa como mera correa de trasmisión del poder político? Ciertamente, las respuestas a estas preguntas darían un resultado ciertamente negativo para determinar el valor del CUP con relación al resto de las divisas del mundo.

En segundo lugar, los flujos internacionales de monedas influyen igualmente en el valor de la moneda. Si las exportaciones de Cuba, por ejemplo, hubieran crecido de forma importante en los últimos años, gracias a una mayor competitividad, el país habría recibido un incremento de la oferta de dólares, euros, etc en el país. Lo que, en ausencia de cambios en otras variables de la economía, habría supuesto un aumento de la cotización del CUP frente al dólar de EEUU, o el euro, por ejemplo. Sin embargo, las exportaciones de Cuba no han crecido, se han mantenido estancadas y altamente dependientes de los envíos menguantes de petróleo venezolano, por lo que más que incremento en la oferta de dólares estamos ante un escenario opuesto, con los efectos negativos que ello tiene sobre el valor del CUP.

En tercer lugar, los movimientos internacionales de capitales también ejercen una influencia sobre el valor de una moneda nacional. Supongamos que los inversores internacionales decidieran invertir en Cuba, como consecuencia de unas condiciones favorables ofrecidas por el país. En tal caso cabría esperar que se produjera un nuevo incremento en la oferta de dólares o euros a cambio de CUP lo que estaría provocando, en tal caso, un aumento en el valor latente del CUP.

Sin embargo, nadie puede pensar que los flujos de capital hacia Cuba hayan aumentado en los últimos años, porque el balance de las inversiones extranjeras, pese al empeño de las autoridades, ha sido un fracaso. Cabe concluir que los flujos internacionales de capitales han tenido un impacto negativo en la cotización latente del CUP, en gran medida, como resultado de la sensibilidad de los inversores internacionales frente a los cambios de coyuntura de los distintos países.

A diferencia de lo ocurrido en otros, Cuba lleva más de un lustro con cifras de crecimiento del PIB muy bajas, lo que reduce su atractivo para el inversor extranjero. Ello, unido a las trabas burocráticas del régimen, ha llevado al país a quedar marginado de los flujos de capital procedentes de los países desarrollados, con graves pérdidas de valor para la moneda nacional.

La economía cubana se encuentra muy abierta al exterior. El argumento del embargo o bloqueo se resiente cuando a la economía cubana llegan de forma visible y contundente los efectos de la salud de la economía global e incluso, los cambios de la política monetaria en países como Estados Unidos, o en la Unión Europea, e incluso en China.

Ello se ha visto recientemente. Cuando en EEUU el FED puso en marcha una política de reducción de la cantidad de dinero en circulación, los tipos de interés en EEUU aumentan, y como consecuencia de ello, los activos de este país ven aumentar su rentabilidad en comparación con la de otros países. Este fenómeno acaba provocando una reducción de las remesas de las familias, lo que resiente la entrada de capitales en la isla con sus efectos negativos sobre el valor del CUP.

En cuarto lugar, la inflación tiene un impacto directo sobre el valor de una moneda. Cuando un país mantiene tensiones al alza en la inflación durante un largo período de tiempo, como ha sido el caso de la economía cubana donde el régimen ha tenido que actuar topando precios para frenar alzas en los principales mercados de consumo, el aumento en el precio de los bienes provoca una erosión del valor de su moneda. Por lo tanto, al cabo de un tiempo, en estos países inflacionistas la moneda con respecto de la de otros países pierde valor y obliga a las autoridades a practicar una devaluación.

Un arma de doble filo la devaluación. Porque si bien es un instrumento para corregir los problemas de balanza exterior, tras una devaluación el país experimenta una aceleración del proceso inflacionista por cuanto aumenta el precio, en moneda local, de los bienes y servicios que se exportan o importan. En definitiva, soportar durante largos períodos de tiempo una elevada inflación (e incluso sostenida, como ocurre en Cuba) provoca una devaluación de la moneda lo que a su vez acelera la inflación. El círculo vicioso es cada vez más complejo.

Por último, y no por ello menos importante, cuando el Banco central del país monetiza la deuda pública o emite grandes sumas de dinero durante un período de tiempo, como ha venido ocurriendo en Cuba como consecuencia del descontrol de la política fiscal, se accede a una espiral destructiva en la que las expectativas negativas y la falta de confianza internacional provocan un círculo vicioso de inflación en aumento y una tasa de devaluación cada vez más rápida. Algunos autores consideran que esta práctica contraria a la ortodoxia monetaria y fiscal, hace que la moneda nacional pierda todo su valor y vuelta a empezar.

Los cuatro factores expuestos indican que no es fácil pensar en un CUP fuerte y con capacidad para flotar libremente en los mercados mundiales frente a las principales divisas. Hay una razón para ello. La confianza de los agentes económicos en la moneda de su país y las expectativas de un deterioro acelerado de la situación económica son determinantes de lo que significa el valor de la moneda nacional. No veo a los dirigentes de las empresas del ejército o la seguridad del estado que se relacionan con empresarios extranjeros especialmente interesados en utilizar el CUP. Ellos son los primeros que desconfían en la moneda nacional.

Una desconfianza, que en algunos casos podría llevar a procesos denominados “dolarización” que se han vivido en Cuba antes, y puede volver en cualquier momento. El proceso arranca cuando empresas e individuos pretenden liquidar lo más rápido posible sus tenencias en moneda local para protegerse de la pérdida de valor de las mismas. Mover el CUC, que concentra sobre todo activos en forma de depósitos bancarios pero que cumple la misión de reserva de valor que tienen las monedas, de forma inadecuada con relación al CUP puede acabar generando este tipo de procesos, con sus secuelas altamente negativas para la economía.


Esto nos lleva a definir el problema principal para determinar el valor del CUP y su cotización, que no es otro que la nula confianza en la economía cubana, rota desde hace décadas por la acumulación de desequilibrios internos e internos y el sistema de instituciones jurídicas. Recuperar la confianza va a exigir mucho más que “Lineamientos” más o menos voluntaristas o cambios en la constitución. Los cambios en el marco institucional y político del país, unidos a esfuerzos económicos de gran magnitud, serán la clave para que Cuba vuelva a tener una moneda de confianza.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7415
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 14/10/2018, 19:17

En torno al valor del CUP y la unificación monetaria en Cuba (II)

Immagine

Expuestos en un trabajo anterior los factores que plantean dificultades para determinar el valor del CUP cuando este pase a ser la moneda única en la economía cubana, procede en este trabajo examinar la capacidad de la política monetaria del Banco Central de Cuba para ejercer sus funciones de respaldo y control de la moneda en los mercados de divisas. Esta es la función principal que corresponde a estas instituciones centrales en los sistemas monetarios de cada país.

A nivel internacional, los Bancos Centrales para realizar el control de las divisas a las que representan, emiten todos los días, por medio de un procedimiento llamado fixing, el valor de la divisa que representan frente a otras divisas admitidas a cotización en el mercado de dicha nación o área económica. El precio obtenido mediante este procedimiento sirve de referencia para realizar transacciones comerciales internacionales. Es importante tener en cuenta que con respecto a precios oficiales de la moneda, su valor se determina a partir de los precios de oferta y demanda de la divisa en un momento determinado.

A tal fin, los bancos centrales realizan consultas a una determina hora del día, a los actores del mercado (en su totalidad, si tienen capacidad para ello) o a muestras representativas, en relación a los precios de oferta y demanda con los que está trabajando en el momento de ser encuestados. De dicha consulta se obtiene el referido fixing de la divisa nacional en relación al resto de divisas admitidas a cotización, o como ocurre en algunos países, primero con referencia al dólar de EEUU y después utilizando ese cambio con relación al resto de divisas.

En todo caso, la complejidad de los procesos se ve notablemente beneficiada por los avances tecnológicos, de modo que la defensa y control de la moneda nacional por el Banco Central de un país, en este caso Cuba, no es un problema técnico sino de naturaleza esencialmente económica. ¿A qué actores del mercado va a encuestar el Banco Central cuando en Cuba más del 75% de la población está al margen de las divisas? ¿A la red de bancos estatales que actúan como oficinas del gobierno sin desplegar una auténtica política financiera en el país? Y si se dirige a las empresas del conglomerado del ejército y la seguridad del estado puede acabar rápido, pero ¿es esa información suficiente?

El principal problema del Banco Central de Cuba no solo será desempeñar un papel fundamental en la determinación del valor de la moneda nacional, sino también entenderse con los mercados, y otorgarles la importancia que tienen en el proceso de determinación del valor de la moneda por medio de la actuación de los denominados Mercado de Divisas.

Estos Mercados están fuera del control del régimen castrista y sobre los que no puede ejercer control político. Cuando el gobierno, como ocurre en Cuba, interviene de manera directa en la economía nacional y controla mediante dos monedas artificiales los cambios y las cotizaciones, los Mercados desprecian este procedimiento y aíslan el país que actúa de este modo. Los Mercados cumplen su función cuando los países se insertan en la economía mundial y aceptan las reglas del juego que son compartidas por todos.


Los Mercados, a las que Fidel Castro dedicó en sus largos discursos no pocos insultos e improperios, prestan atención para determinar el valor de las monedas a tres indicadores: datos fundamentales de cada economía, que incorporan, entre otros, el estado en que se encuentra la economía del país o área económica representada por una divisa dada, el comercio internacional y la especulación; en concreto, esta última representa casi el 80% de las transacciones efectuadas diariamente en el mercado. Las presiones de los gobiernos o la demagogia, se desprecian.

Por otra parte, cuando el Banco Central de un país se plantea intervenir en los mercados para defender su divisa recurre a una práctica sofisticada que se conoce como arbitraje. Los arbitrajes se realizan cuando se detecta una ineficiencia en los distintos mercados, por ejemplo, entendiendo tantos mercados como distintos agentes que ofrecen precios diferentes para un mismo instrumento. Los Bancos Centrales recurren a este tipo de operativa cuando se presentan disfunciones económicas o políticas en el país que obligan a intervenir con urgencia para regular el precio de la divisa que representan.

En algunos casos, esta intervención no se suele realizar en solitario, sino a través de una alianza temporal de varios Bancos Centrales para ajustar los precios en un intento de dar solución a los problemas que les afectan a todos ellos, con origen en acciones de especuladores internacionales o en la propia dinámica recesiva de los ciclos económicos. ¿Está preparado el Banco Central de Cuba para estas acciones, a título individual o colectivo? ¿Sabe cuál es el área de referencia que debe utilizar para esas actuaciones concertadas? ¿Tal vez el Caribe??América Latina en su conjunto?

Para desarrollar con cierta credibilidad sus funciones, los Bancos Centrales no se centran en un tipo de cambio concreto, sino que establecen unos porcentajes de fluctuación para la cotización de la moneda por arriba y por abajo, y ello requiere en ocasiones emplearse a fondo en defensa de la credibilidad. Los ataques que las monedas reciben en ocasiones de movimientos especulativos exigen a los Bancos actuaciones dolorosas (utilizando sus reservas en los arbitrajes, por ejemplo) que, cuando resultan complejas requieren el recurso a los organismos financieros de asistencia como el Fondo Monetario Internacional, creados para tal fin.

Se advierte que Cuba es uno de los pocos países del mundo que no pertenece al FMI (Fondo Monetario Internacional) por decisión del régimen de Fidel Castro, y además no ha escatimado ataques en numerosas ocasiones a esta institución.

La experiencia confirma que, a pesar de la actuación de los Bancos Centrales en los arbitrajes, los mercados realmente deciden el valor de las divisas. Tras la crisis financiera global de 2007, tanto el BCE, la Reserva Federal USA, el Banco de Japón o el Banco de Inglaterra, se han dotado de capacidades para enfrentarse a los especuladores y evitar desastres como el provocado por la recesión iniciada en 2008. Pero no todos los Bancos centrales tienen capacidad suficiente para detener la especulación en momentos de tensión. Ejemplos no son necesarios porque los hay.

Dicho lo anterior, incluso en el caso que el régimen pudiera acertar el valor final del CUP, en el momento de la unificación con el CUC, y de un cambio adecuado para el mismo, sostener su posición en los mercados de divisas será un reto para la autoridad monetaria en Cuba, que se encuentra en el Banco Central, un organismo que tendrá que ser modernizado y especializado en estas funciones. Una sugerencia, accedan a la página web de esta institución y se darán cuenta de lo que estoy hablando. Rigor técnico, alcance de funciones, especialización, instrumentos para intervenir, autonomía e independencia, sistema sobre el que se regula la política monetaria. Absolutamente nada concuerda con la realidad de cualquier país del mundo. Sinceramente, se ha perdido una oportunidad en la reforma de la constitución para apostar por un auténtico Banco Central independiente del gobierno, autónomo y con capacidad para defender el futuro CUP.

No veo al Banco Central de Cuba, una institución modélica en sus primeros años de funcionamiento cuando fue creado en tiempos del presidente de la República Prío Socarrás y el peso cubano mantenía una equivalencia de paridad con el dólar e incluso más fuerte, en condiciones de asumir el papel que se describe más arriba para el control de la futura moneda cubana.

En el complejo sistema totalitario de la economía neocastrista, esta institución cumple realmente dos funciones muy básicas: emitir dinero para financiar el déficit público fuera de control, y servir como instrumento para facilitar el pago en divisas en las operaciones autorizadas por el régimen comunista a las empresas extranjeras para la repatriación de beneficios a casas matrices. Nada más. Es evidente que aquí, una vez más, existen serias dudas de solvencia y credibilidad de las instituciones existentes en la economía cubana para implementar esta misión. No les arriendo ganancia.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7415
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Precedente

Torna a Tematiche generali

Chi c’è in linea

Visitano il forum: Nessuno e 1 ospite