CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Di tutto un po' su Cuba

Moderatori: bambolino, mircocubano

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 30/07/2018, 21:00

Cuba: más descentralización y sector privado

Immagine

Los expertos reunidos en la ciudad de Miami durante el congreso de la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (ASCE en inglés) han insistido en que “la economía cubana se encuentra estrangulada por su elevada centralización”. Una frase de estas características requiere una cierta explicación para ser comprendida, en su justo término, por las personas que no tienen los conocimientos de economía al uso.

En la sesión inaugural del congreso, que llevaba el título "Cuba: After Raúl?" (Cuba: ¿después de Raúl?) los tres participantes que intervinieron en la misma coincidieron en que las reformas impulsadas desde 2007 por el entonces presidente Raúl Castro han tenido “escaso calado para sacar al país adelante”, añadiendo que se encuentra ante una situación de "desequilibrio estructural".

Los datos ofrecidos por los expertos para ilustrar esta valoración son, entre otros, un bajo crecimiento económico, un elevado déficit fiscal y comercial, la ausencia de nuevos oficios, ni de un mercado mayorista, ni créditos; igualmente, los "bajos salarios" y su incidencia en la productividad; en concreto, la última zafra azucarera ha sido la menor de la historia (1.100.000 toneladas en 2017-2018) y solo 54 plantas o fábricas del sector están operativas; además, la escasez de alimentos, medicamentos y vivienda continúa "impactando en la vida cotidiana”. Todos estos datos esbozan un balance realmente pesimista de la economía cubana, agravado por el pésimo funcionamiento de sus instituciones.

Este es el quid de la cuestión. Los tres participantes coincidieron que los aspectos negativos se ven acrecentados por un “sistema empresarial burocrático, centralizado en exceso en la toma de decisiones y la rigidez de la planificación”. Además, este sector estatal se encuentra descapitalizado, sin que los diseños presupuestarios tiendan a corregir la situación: la participación de la formación bruta de capital fijo en el PIB sigue disminuyendo a expensas de un gasto corriente que no se puede financiar con los ingresos tributarios de las empresas.

Este análisis exige tener en cuenta en qué consiste la centralización de la economía. Esto nos lleva al largo período que transcurre entre las expropiaciones y confiscaciones de los primeros años del proceso revolucionario, hasta la “ofensiva” de 1968, en la que prácticamente todos los derechos de propiedad privada pasaron a pertenecer al estado, sin contraprestación a sus titulares. Ese fue el momento de máxima centralización de poder económico.

Todos los activos y recursos de la economía pasaron de manos privadas a estatales. Depósitos bancarios, fondos de inversión, acciones, viviendas, solares, edificios, almacenes, todo tipo de establecimientos productivos y comerciales, hasta la dotación de un limpiabotas, todo el capital productivo del país, los recursos necesarios para la producción, pasaron a ser de propiedad estatal.

Este trasvase de propiedad de lo privado (que fue anulado e incluso penalizado) a lo estatal trastocó completamente el funcionamiento de una economía que, desde sus orígenes, se había mostrado muy dinámica y productiva, gracias a la existencia de un marco jurídico para el respeto a la propiedad privada (ni siquiera los españoles fueron expropiados tras el final de la guerra de independencia), la libertad de contratación y de elección de consumo, inversión y producción.

En definitiva, la economía de mercado libre y de empresa privada había conseguido situar a Cuba hacia 1959 entre las primeras naciones del mundo en renta percápita, y por supuesto, una nación próspera y con grandes capacidades para dar un salto adelante, desapareció sin dejar rastro. Fidel Castro y con él las transformaciones agresivas que dispusieron que esa economía privada acabase en manos del estado y gestionada por planificadores que asumieron una posición de superioridad en la toma de decisiones económicas, por encima del papel que se atribuye a las personas, las empresas y las organizaciones, son directos responsables del caos.

Fue entonces que se culminó la creación de un férreo modelo económico centralizado y estatista, de inspiración marxista leninista y soviético, en el que los espacios para la actividad privada quedaban relegados a la economía sumergida o informal. Sin embargo, nada en la vida es eterno, y pocos años más tarde, durante el período especial, que supuso el fin de los sistemas socialistas en Europa del este, a Fidel Castro no le quedaba mas remedio que aflojar, y autorizar, muy en contra de su criterio, actividades privadas que enseguida demostraron una eficiencia superior a la del estado comunista para crear riqueza.

Tan pronto como el petróleo de Venezuela empezó a llegar a la isla, aquel proceso liberalizador de las fuerzas productivas de la economía fue cercenado y una nueva ola de recentralización mostró el peor rostro del régimen. Tras la salida de Fidel Castro, su hermano Raúl se empeñó en dar consistencia a las actividades privadas existentes en la isla, pero con escasa vocación de éxito y sin ninguna prisa ni idea de hacia dónde ir. El balance ha sido un fracaso, en el que solo un 12% de la población laboral se desempeña en el sector privado, en tanto que el 88% restante sigue dependiendo del estado comunista. La centralización se mantiene y las actividades privadas no consiguen despegar. En buena medida porque el régimen lo impide.

Es difícil poner fin a este modelo diseñado para servir a dos intereses claramente contrapuestos, pero que se apoyan entre sí: de un lado, el Partido comunista al que se otorga el carácter rector del país, y de otro lado, el conglomerado empresarial e industrial de empresas estatales dirigidas por el ejército y la seguridad del estado con fuertes vínculos con el comercio exterior y las inversiones.

Este pacto puede verse desbordado en cualquier momento por la incidencia de los desequilibrios internos y externos, pero hará todo cuanto sea necesario para conservar el modelo centralizado y estatista, la inamovilidad del partido comunista y del sistema económico y social. De hecho, la inspiración para la modificación de la constitución se encuentra en este pacto, que supone dejar al pueblo cubano una vez más como convidado de piedra ante los diseños políticos, económicos e institucionales de sus dirigentes. De los cubanos depende reconquistar el poder y transformar realmente a Cuba hacia la libertad, la democracia, los derechos de propiedad privada y la prosperidad. En definitiva, más descentralización y sector privado.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7387
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda carlo » 03/08/2018, 18:04

Cuba: investimenti esteri, annunciato snellimento procedure

Immagine

Cuba ha in progetto di snellire il processo amministrativo riguardante l'accettazione degli investimenti stranieri, pur rispettando attuali leggi e regolamenti, e senza esporre il sistema socialista.

La Gazzetta Ufficiale cubana ha pubblicato oggi nuove norme giuridiche "nella prospettiva di rendere più agili e flessibili i processi di presentazione e valutazione degli affari che comportano l'ingresso di capitali stranieri". Da tempo economisti locali, statali e privati, hanno avvertito che la lentezza di queste procedure ha impedito un ingresso maggiore di capitali provenienti dall'estero.

In una conferenza stampa oggi a L'Avana, Deborah Rivas, funzionaria del ministero del Commercio estero e degli Investimenti stranieri (Mincex), ha spiegato che le norme introdotte aprono alla possibilità che la documentazione del progetto "sia sottoposta ad approvazione con un livello di studio inferiore a quello che era fino ad oggi richiesto".

Le statistiche ufficiali segnalano che nel 2017 Cuba ha attratto due miliardi di dollari di investimenti esteri, una cifra che si considera inferiore al potenziale esistente.
Avatar utente
carlo
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 6812
Iscritto il: 26/05/2011, 15:49
Località: perugia

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 05/08/2018, 12:37

carlo ha scritto:Cuba: investimenti esteri, annunciato snellimento procedure

Immagine

Cuba ha in progetto di snellire il processo amministrativo riguardante l'accettazione degli investimenti stranieri, pur rispettando attuali leggi e regolamenti, e senza esporre il sistema socialista.

La Gazzetta Ufficiale cubana ha pubblicato oggi nuove norme giuridiche "nella prospettiva di rendere più agili e flessibili i processi di presentazione e valutazione degli affari che comportano l'ingresso di capitali stranieri". Da tempo economisti locali, statali e privati, hanno avvertito che la lentezza di queste procedure ha impedito un ingresso maggiore di capitali provenienti dall'estero.

In una conferenza stampa oggi a L'Avana, Deborah Rivas, funzionaria del ministero del Commercio estero e degli Investimenti stranieri (Mincex), ha spiegato che le norme introdotte aprono alla possibilità che la documentazione del progetto "sia sottoposta ad approvazione con un livello di studio inferiore a quello che era fino ad oggi richiesto".

Le statistiche ufficiali segnalano che nel 2017 Cuba ha attratto due miliardi di dollari di investimenti esteri, una cifra che si considera inferiore al potenziale esistente.

Se il gobierno cubano pensa che snellire la “burocrazia” per approvare i progetti delle varie società straniere che vogliono investire nell’Isla Grande faciliti l’aumento degli investimenti stranieri, si sbagliano di grosso… :roll:

Questo dimostra nuovamente (purtroppo) come la “nomenclatura cubana” abituata a pensare solo per interesse personale (potere e guadagno), o ha "paura" che possa perdere il controllo....o non abbia lontanamente un’idea di cosa sia e come si sviluppi l’imprenditoria privata.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7387
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » 12/08/2018, 0:17

carlo ha scritto:Cuba: investimenti esteri, annunciato snellimento procedure

¿Agilizar los trámites de la inversión extranjera en Cuba? No es suficiente

Immagine

La prensa comunista cubana dedica extensos reportajes a las nuevas normas jurídicas publicadas en la Gaceta Oficial Extraordinaria número 38, un decreto y tres resoluciones, que tienen como objetivo acelerar los procesos de negociación y presentación de los proyectos de inversión extranjera. Preocupados por el parón inversor, que continúa sin alcanzar las cifras previstas en la Ley 118 y en los llamados “Lineamientos”, los dirigentes comunistas se lanzan a introducir una serie de reformas en los textos legales y administrativos para intentar que el capital extranjero llegue a la isla.

Se equivocan. No es éste el problema principal que frena la inversión multinacional en la Isla. Por supuesto que la burocracia es un aspecto a tener en cuenta, pero no es el más importante. Ni siquiera el único. Eliminar un estudio de factibilidad y flexibilizar los pasos en la confección de un expediente de inversión puede ser útil, pero no es el origen de la escasa atención del capital extranjero por la economía comunista cubana. Tampoco va a servir de mucho el galimatías de que “los negociadores tengan que presentar desde el inicio los aportes del capital social de las partes, o que se reformen las bases metodológicas de la negociación hacia indicadores sectoriales, los requisitos del estudio de impacto ambiental y el informe final que se presente a los comités evaluadores”.

Lo venimos diciendo en este blog desde hace tiempo. Para que la inversión internacional llegue a Cuba, donde existen posibilidades reales de hacer buenos negocios, hay que girar en 180º el modelo diseñado por el régimen y, desde luego, alinear la política de captación con la de otros países de la zona que compiten con Cuba por atraer el inversor foráneo, con propuestas atractivas e inteligentes. Es el caso reciente de Puerto Rico, cuyo gobernador Roselló quiere atraer a la isla a profesionales que teletrabajan a nivel mundial, ofreciendo un espacio tranquilo y de alta calidad de vida para que realicen su actividad desde la isla. Una idea magnífica porque el futuro del comercio mundial está en los servicios, la creatividad y el diseño, y apostar por estos profesionales es acertado. En Cuba, los dirigentes comunistas siguen pensando en las Zonas de desarrollo Especial de mediados de los años 80 del siglo pasado.

En Cuba, la burocracia comunista, empeñada en respetar los documentos, los lineamientos y las directrices del partido único al que sirve, no se da cuenta de estos cambios en la economía mundial ni tampoco se prepara, con acierto, para afrontar los retos de la cuarta revolución industrial en curso. Si realmente desean que la inversión extranjera sea una fuente importante para el desarrollo del país, algo tendrán que hacer, porque la línea que han llevado en los últimos años no ha dado buenos resultados, ni está bien centrada, ni cumple con los objetivos.

Entonces, ¿qué se tiene que hacer? La respuesta a esta pregunta es sencilla. Todo lo contrario. Por ejemplo, la cartera de oportunidades ha mostrado, desde su creación, que no interesa a los inversores extranjeros, que desean colocar su dinero allí donde más les interesa, y no dónde una burocracia organizada de partido único les imponga el destino. La cartera está muerta.

Hay que revisar en profundidad todos los aspectos relativos a las relaciones laborales. Los empresarios extranjeros se quejan de la falta de empleo cualificado en la isla. Los "logros" de la educación han ido por un camino distinto a las competencias que hacen a los trabajadores productivos para las empresas. De nada sirve derogar alguna resolución publicada hace 4 años que servía de poco para regular el marco laboral, si la nueva no ayuda a mejorar las condiciones de contratación, recompensa, promoción y cualificación de los trabajadores. Los empresarios extranjeros, cuando abrazan un proyecto y lo ponen en marcha, tienden a preocuparse menos por las indemnizaciones a los empleados, ya que su objetivo es sacar adelante el proyecto, nunca cerrarlo. Salvo que le obliguen las autoridades. Otra cuestión a tener en cuenta.

Es muy bonito proclamar que “la inversión extranjera en Cuba desea lograr un desarrollo sostenible, acceder a nuevos mercados, e insertar productos y servicios cubanos en cadenas internacionales de valor y generar otros efectos positivos hacia su industria doméstica”. Como enunciado está bien, pero la pregunta es ¿se corresponde el mismo con la especialización de la economía y las tendencias de futuro en el comercio mundial? Pensar como se hace en los “Lineamientos” comunistas en crear sectores estratégicos en la economía cubana es algo que con la inversión extranjera costará difícil de lograr.¿Es acaso un campo de golf o un embarcadero de cruceros una actividad estratégica?

Los problemas de fondo relacionados con la inversión extranjera, los que realmente frenan su desarrollo, se encuentran en, primer lugar, en el bajo crecimiento de la economía, una media del 1,7% entre 2011 y 2016, que es menos de la mitad de la registrada en América Latina, por encima del 4%. El capital extranjero busca economías dinámicas y en crecimiento.


En segundo lugar, la baja capacidad adquisitiva de la población con salarios nominales de los más bajos del mundo y mercados de consumo desabastecidos por culpa de políticas de precios topados y racionamientos, tampoco es aliciente para un empresario extranjero al que obligan a fabricar para el mercado interno.

En tercero, la dualidad monetaria que se mantiene en el tiempo, es otro freno a las inversiones extranjeras, porque exige unos esfuerzos de contabilidad y de captación de recursos que acaba dificultando el proceso de repatriación de beneficios a las casas centrales.

En cuarto lugar, se destaca como importante, la ausencia de un mercado interno financiero, donde el sistema bancario opera como una correa de trasmisión del poder estatal, y no existe ahorro ni crédito, y los tipos de interés no se regulan por las fuerzas del mercado, limita la participación del capital extranjero que no encuentra contrapartes dispuestas a poner su financiación en los proyectos.

Además, y no por ello menos importante, las limitaciones que tienen los empresarios extranjeros para desarrollar sus iniciativas con los cubanos, como por ejemplo, los arrendatarios de tierras o los trabajadores por cuenta propia. Estas prohibiciones legales frenan notablemente las acciones del capital extranjero que además, impiden a los sectores más productivos de la economía crecer y aumentar su dimensión.

Si a todo ello se añade la facultad expropiatoria y confiscatoria del estado que rige en la constitución, o el declarado modelo de estado socialista, en el que la propiedad estatal predomina sobre la privada, y la planificación central de la economía, de inspiración estalinista, es el modelo económico, nada que decir respecto de los temores y dudas que todo ello puede provocar en el inversor extranjero que no desea perder su dinero ni que nadie le diga lo que tiene que hacer.

Sinceramente, creo que Déborah Rivas Saavedra, directora general de Inversión Extranjera, del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex) debe reflexionar sobre todas estas cosas. Le vale.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7387
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Re: CUBA Y LA ECONOMÍA CASTRISTA

Messaggioda Guajiro. » ieri, 20:31

Las erróneas expectativas de los dirigentes de la economía de Cuba

Immagine

El pasado 28 de julio Cubadebate publicó un artículo de José Luis Rodríguez titulado “La política económica en Cuba: valorando lo alcanzado y los retos a enfrentar”. Para aquellos que no lo recuerden o no lo sepan, Rodriguez fue ministro de economía y actualmente se desempeña como asesor en el Centro de Investigaciones de la Economía Mundial en La Habana.

Frecuentemente, los artículos de Rodríguez aportan algunas evidencias interesantes sobre cómo se interpretan los procesos económicos en Cuba. Esta última colaboración, de la que habrá una siguiente ya anunciada, es un buen ejemplo de ello.

Tras pasar revista a los temas tratados en la sesión constitutiva de la Asamblea Nacional celebrada el pasado 19 de abril, y con especial atención al discurso de Raúl Castro en el que hacía un balance de los resultados de la política económica aplicada durante los siete últimos años, reconociendo que “no se logró avanzar lo suficiente en la creación de las bases para el desarrollo del país –eje central de la estrategia económica implícita en los Lineamientos del 2011”, Rodríguez en su artículo abordó la coyuntura actual ofreciendo algunas ideas que llaman la atención. Voy al grano.

En esencia, el exministro castrista afirma en su balance personal que “el aspecto en el que se alcanzaron los mejores resultados fue precisamente en el proceso de saneamiento de la balanza de pagos mediante procesos de renegociación y pago de la deuda externa”. Ante la ausencia de estadísticas oficiales sobre esta materia, lo único a que podemos atenernos es a un juicio de valor como éste, ya que no existe referencia alguna en este momento que permita asegurar que la posición exterior de la economía castrista esté mejor ahora en su posición externa que hace unos años.

Además, existe alguna contradicción en el análisis de Rodríguez cuando tras afirmar lo anterior, señala que es “requisito indispensable para obtener financiamiento externo e inversión extranjera directa”. En esto no podemos negar que tiene razón. Los mercados internacionales de capitales no regalan el dinero por la cara a nadie. Para poder obtener financiación, los estados tienen que ser creíbles en sus políticas económicas y otorgar la necesaria confianza a los inversores. Nadie arriesga el dinero de nadie, sino tiene la seguridad y la confianza oportuna.

Sucede, sin embargo, y por eso es tan interesante el análisis del ex ministro, que en Cuba, al parecer, los dirigentes de la economía de Cuba pensaron que tras la condonación generosa de las deudas con el Club de París y otros acreedores internacionales, se iban a obtener más recursos. Y he aquí que no. Si, no se puede ser más ingenuo, desinformado o inexperto. Como señala Rodríguez, y cito textualmente sus palabras, “sin embargo, en diversas ocasiones se partió del supuesto de que –una vez normalizada la situación con los acreedores- se recibirían nuevos créditos en una proporción similar a lo pagado”, cosa que no sucedió.

Pues claro que no podía suceder. ¿A quién con un sano juicio y unos mínimos conocimientos de cómo funciona la economía financiera, se le puede ocurrir lo contrario?. El que debe, tiene que pagar. Si no lo hace, su crédito es nulo. Puede decir lo que quiera, gritar, protestar, quejarse, inventarse cualquier majadería al uso, como convertir deudas a largo plazo en programas de desarrollo, pero al final, todo llega al mismo sitio. A pagar. Sólo si se cumple con lo debido, se obtiene más financiación. Los dirigentes de la economía cubana, según Rodríguez, pensaban en otra cosa. Qué ingenuidad por calificarlo de algún modo. Así les va.

Pero hay más información para analizar en el artículo del exministro. A continuación, explica, y cito textualmente, “por otra parte, la normalización de la deuda externa del país tuvo un elevado costo, ya que su servicio durante el período 2009-2017 alcanzó una cifra estimada cercana a los 23.000 millones de dólares, lo cual limitó objetivamente la posibilidad de elevar el monto de las inversiones o el consumo con recursos propios”. El nivel de endeudamiento de un país en los mercados internacionales no viene impuesto por nadie. No hay una “espada de Damocles” sobre la cabeza de gobernantes despilfarradores, que malgastan el dinero que obtienen procedente de la financiación internacional en aventuras de gasto improductivo de dudosa solvencia. El país que no puede asumir sus deudas, no debe endeudarse. Si Cuba tenía que asumir 23.000 millones de dólares en servicio de la deuda, es porque habría obtenido mucho más anteriormente. Por ejemplo, unas importaciones superiores a las exportaciones durante décadas abren esa brecha deficitaria que acaba siendo una pesada losa de deuda ¿Dónde está ese dinero del exterior? ¿Para qué se destinó? Los cubanos deben saber qué ocurre cuando llegan finanzas del exterior que se gestionan al margen de sus prioridades.

Rodríguez hace referencia además a lo malo que resulta en economía construirse "castillos en el aire", con expectativas erróneas. Y dice textualmente, “al partir de un conjunto de premisas que resultaban de difícil cumplimiento, resulta evidente que primó una visión excesivamente favorable sobre las posibilidades objetivas para alcanzar rápidamente transformaciones estructurales en la economía nacional, estableciéndose –entre otros propósitos- metas de crecimiento muy elevadas. Al respecto cabe recordar que se fijó en el 2011 que la economía debía crecer un 4,4% promedio anual hasta el 2016”. Y yo añado que entre 2011 y 2016 el crecimiento promedio de la economía cubana ha estado por debajo de la mitad de ese objetivo, no ha llegado al 1,7% (Rodríguez cita un 2,3% en su artículo entre 2009 y 2016 para subir un poco la tasa, da igual son 6 décimas más: insuficiente) lo que ha impedido alcanzar los resultados previstos en el castillo en el aire.

Y así les va durante casi 60 años. Confiando el funcionamiento de la economía de Cuba a los burócratas planificadores de un sistema económico intervenido centralmente, en el que se proscribe la libre empresa, la propiedad privada y el mercado como institución de asignación de recursos, que de activarse, podrían cambiar ese lúgubre escenario comunista.

El autor describe el discurso de Raúl Castro como un espacio que “debe servir para reflexionar sobre lo logrado, pero sobre todo para meditar sobre lo que nos falta por hacer y los errores cometidos, partiendo –como revolucionarios- de la visión de que se trata de un vaso medio lleno y no un vaso medio vacío”. Créanme que no doy crédito a lo que leo. Errores cometidos, vaso medio lleno/vacío, revolucionarios.... demasiados conceptos mezclados que no casan bien. Además, todavía tenemos que esperar algo mejor. El propio ex ministro lo dice, al anunciar en un próximo artículo, “el balance de esta etapa no puede tampoco excluir la existencia de un grupo de errores e imprecisiones, que llevaron a los planteamientos expresados por Raúl en abril”. Yo lo estoy esperando como agua de mayo.
¡¡¡¡ A Cuba todo es posible ...... nada está seguro !!!!
Avatar utente
Guajiro.
Moderatore
Moderatore
 
Messaggi: 7387
Iscritto il: 20/03/2012, 19:03

Precedente

Torna a Tematiche generali

Chi c’è in linea

Visitano il forum: Nessuno e 0 ospiti